Público
Público

Lince ibérico Otro lince ibérico, el quinto este año, muere atropellado en la carretera

Aunque la especie, en peligro de extinción, se está recuperando con rapidez, la cantidad de ejemplares que son arrollados en las carreteras es muy elevado. 

Publicidad
Media: 3
Votos: 4
Comentarios:

El cadáver de un lince víctima de un atropello. EFE

Nebuloso, un macho de lince ibérico nacido el año pasado en libertad en el área de reintroducción de Montes de Toledo, ha muerto atropellado en el kilómetro 20,5 de la carretera CM-410 de Mazarambroz.

Según han informado fuentes de la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, el joven ejemplar ha sido encontrado sin vida a primera hora de la mañana. Los agentes medioambientales de la Consejería y técnicos del proyecto de reintroducción del lince ibérico Life+Iberlince han recogido el cadáver, que será trasladado al Centro de Estudios de Rapaces Ibéricas (CERI) de Sevilleja de la Jara, en Toledo, para practicarle una necropsia.

Nebuloso es el segundo lince que muere atropellado en España este mes y el quinto en ser arrollado en lo que va de año. El lince ibérico que murió atropellado a principios de mes, además, también lo hizo en Castilla-La Mancha, que desde que en 2014 comenzó el proyecto para reintroducir en el territorio a esta especie en peligro de extinción ha perdido a 8 ejemplares en las carreteras .

Los atropellos son la principal causa de muerte los linces en nuestro país. Aunque la especie se está recuperando con gran rapidez, lo cierto es que el número de atropellos que sufren estos felinos en las carreteras españolas es muy elevado. De hecho, casi la mitad de los linces que murieron el año pasado lo hicieron arrollados por algún vehículo. Muchos de los casos se podrían haber evitado, reconoce Ramón Pérez de Ayala, técnico de especies de WWF para el programa de Iberlince. 

“Cada vez hay más linces y se están expandiendo. De los que murieron el año pasado hay unos 3 o 4 que fueron atropellados porque se alejaron de las zonas de población, y en esos casos los accidentes son difíciles de erradicar”, dice. “La cosa es hacer un mecanismo ágil para que cuando haya un punto negro se actúe rápido”.