Público
Público

Lotería Navidad 2017 Los otros protagonistas del 22 de diciembre: los niños del colegio de San Ildefonso

Desde hace más de 300 años, los alumnos de la institución fundada a finales del siglo XV están presentes en los sorteos de la Lotería Nacional.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Nicol Valenzuela y Lorena Stefan cantaron el primer premio del año pasado, el número 66.513. Es el segundo año consecutivo que lo hacían. /EFE

Es difícil imaginar un sorteo de la Lotería de Navidad sin los niños del colegio de  San Ildefonso cantando los números y los premios. Son alumnos de una de las instituciones más antiguas de España que desde hace tres siglos está presente en este popular juego de azar. Comenzó como un orfanato hasta la llegada de la democracia cuando empezaron a aceptar a niños que, sin necesidad de ser huérfanos, sí tienen situaciones familiares complicadas.

Desde 1883 se encuentra en el madrileño barrio de La Latina, cuando se trasladaron desde la Carrera de San Francisco. Se fundó durante el reinado de los Reyes Católicos, a finales del siglo XV,  por la Villa de Madrid y su función fue "hacer frente a las necesidades surgidas de las banderías y la peste del reinado de Enrique IV", según el historiador José del Corral. Todos los gastos desde entonces corren a cargo del Ayuntamiento de Madrid.

A día de hoy sigue siendo una incógnita quién decidió que los niños del por entonces orfanato madrileño formaran parte del juego. Pedro Vázquez, subdirector de la Residencia-Internado de San Ildefonso cuenta a Público que al parecer "eran los niños más conocidos de la época, todo lo que sabían lo iban trasmitiendo por tabernas, conventos… También lo hacían con las normas de buena conducta. Parece que a alguien se le ocurrió entonces que era un buen sistema para trasmitir los premios de la lotería,"

Lo que sí es conocido es que su presencia se remonta al siglo XVIII, exactamente al 9 de marzo de 1771 cuando Diego López, de siete años, cantó un número premiado.

Lo hizo delante del rey Carlos III, fundador de estos sorteos -que fueron aprobados el 30 de septiembre de 1763 mediante un Real Decreto-, y el entonces secretario de Hacienda, Leopoldo de Gregorio, marqués de Esquilache.

Desde que se celebró el primer sorteo navideño el 18 de diciembre de 1812 (que por entonces se llamaba Lotería Moderna), días después de la aprobación de la primera Constitución española, conocida popularmente como 'La Pepa', han sido los niños de este célebre colegio los que se han encargado de cantar los números y los premios.

Tuvieron que pasar más de 20 años para que, en 1913, los números dejaran de leerse en papel con la aparición de los bombos y las bolas de madera actuales.

En el caso del Sorteo de Navidad (no se denominó así hasta 1892), ni durante la Guerra Civil se dejó de celebrar, eso sí, fuera Madrid y siendo el único momento en los famosos niños no estuvieron presentes

El centro fue exclusivamente masculino. En 1984 pasó a ser mixto. Dos años después, en 1986, Carolina Pellico era la primera niña en cantar el premio Gordo de la Lotería de Navidad.

Los niños y niñas son escogidos según su timbre de voz y su clara pronunciación. "Los niños que tienen la voz más blanca son los de 10, 11 y 12 años" explica Vázquez, subdirector del Internado, y añade que "los más mayores y los más pequeños se ponen detrás [de los que cantan]".

Este año hay 33 participantes, dos niñas más que niños, según detalla el subdirector de la residencia, el que también informa que los alumnos comienzan los ensayos dos meses antes, unos 20 o 30 minutos de lunes a jueves.

Pero no sólo cantan los números del 22 de diciembre, todas las semanas, los alumnos del célebre colegio, tanto internos como externos, participan en los sorteos de la Primitiva y la Lotería Nacional.