Público
Público

Violencia de género Más de 100.000 personas firman para evitar el desmantelamiento del 016 contra las violencias machistas

En menos de un día, una campaña de firmas abierta en la plataforma Change.org, pasó de tener menos de 10.000 firmas a más de 100.000, y su número se incrementa cada segundo. 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

telefono maltrato 016

Una campaña de firmas para frenar el mantenimiento del número de atención a las víctimas de violencia de género 016, va en aumento vertiginoso. Si hasta este miércoles se habían sumado a esta petición, puesta en marcha por las trabajadoras de este servicio en la plataforma Change.org, unas 10.000 personas, un día más tarde la cifra ha superado con creces las 100.000 y sigue en aumento.

El apoyo al mantenimiento de este servicio se ha acelerado en las últimas horas, a medida que se acerca el plazo dado por el ministerio de Sanidad, Seguridad Social e Igualdad para el traspaso de este recurso a la nueva empresa adjudicataria, que ya ha manifestado que no está en condiciones de asumir ese servicio en sus condiciones actuales, ni tiene intención de subrogar los contratos de las 23 trabajadoras, tal como obligaba el priego de condiciones del concurso. El plazo acaba el próximo 12 de junio.

La campaña de firmas, dirigida al Presidente del Gobierno Pedro Sánchez, pide apoyos para parar el desmantelamiento del 016. 

​Según afirman las trabajadoras en la petición el 016 "lleva once años al frente de la lucha contra la violencia de género, escuchando, informando y asesorando a las mujeres maltratadas y a su entorno. Sus 23 trabajadoras prestamos esta atención confidencial las 24 horas del día y los 365 días del año, con una media de más de 6.000 llamadas cada mes".

La empresa que hasta ahora prestaba el servicio, Arvato, dejará de hacerlo, al no presentarse a la licitación del servicio en abril pasado, y la nueva empresa que se adjudicó la la gestión del servicio, Atenzia, no asegura la continuidad del servicio de este recurso esencial, tal como se estaba realizando hasta ahora. En conversaciones con las trabajadoras, Atenzia, aseguró no estar en condiciones de subrogar los contratos de todas las trabajadoras ni de garantizar que se mantendrás los contratos a tiempo completo.

"¿Nadie está pensando en las consecuencias tan graves que tendría dejar sin atender parte de las llamadas que hacen las mujeres a diario al 016? ¿Acaso no es esto una responsabilidad del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad?" se preguntan las trabajadoras en la petición.

Una de las denuncias que hacen las trabajadoras es que el contrato con Atenzia nunca se firmó. Afirman que tanto el hasta ahora Secretario de Estado de Políticas Sociales e Igualdad, Mario Garcés, como la responsable de Recursos Humanos de Atenzia, reconocieron que el documento no está firmado, a pesar de que se establecía un periodo de 15 días tras la adjudicación del servicio para formalizarlo. Este plazo se venció el pasado 16 de mayo, tal como afirman las trabajadoras del 016. 

Por eso este martes, las trabajadoras exigieron formalmente a las empresas Arvato y Atenzia la suspensión del proceso, tal como ya habían hecho el pasado 3 de junio en una carta al secretario de Estado de Servicios Sociales e Igualdad, "al constatar indicios fundados de irregularidades manifiestas en el mismo".

Dos trabajadoras despedidas

Tal como informó Púbico este miércoles, dos de las trabajadoras del 016, las dos que tienen contratos por obra, han recibido ya la notificación de despido, efectivo el próximo día 12 de junio, fecha hasta la que el ministerio de Igualdad extendió contrato a Arvato. A partir del día 13, si no se llega a un acuerdo, el servicio queda en el aire.

La negativa de Atenzia de subrogar el contrato de las trabajadoras, tal como exige el priego de condiciones del concurso, implicaría que las trabajadoras deban ser despedidas por su actual empresa, para posteriormente negociar las condiciones de su incorporación en Atenzia, empresa que no garantiza sus derechos adquiridos, los horarios de trabajo, ni el mantenimiento de la antigüedad. Algunas de las trabajadores llevan once años (desde su creación en 2007) prestando este servicio. Afirman que no se trata de un call center al uso, sino de un servicio especializado de información y asesoramiento jurídico a víctimas de violencia de género y sus allegados, y que precisa de una formación específica para llevarlo a cabo. Un traspaso como el que se está realizando, no garantiza esta formación en tiempo récord, denuncian.