Diario Público
Diario Público

Lo que decía Ciudadanos antes del 8-M y lo que dice después de su éxito

Después de semanas de 'excusas' de Ciudadanos para no apoyar la huelga del 8-M, el líder de la formación naranja se ha declarado este viernes "encantado de liderar" el debate transversal feminista. Unas declaraciones que no han pasado por alto y que han levantado bastante indignación entre las redes sociales y el movimiento por los derechos de la mujer.

De hecho, estas últimas declaraciones parece que se contradicen con las afirmaciones que han dado varios diputados de Ciudadanos durante las últimas semanas. Hacemos un repaso de ellas.

"No apoyamos la huelga feminista porque no somos anticapitalistas"

Albert Rivera afirmó el pasado lunes que la formación naranja no apoyaría la huelga por tener una 'ideología' anticapitalista. Ya lo hizo anteriormente Inés Arrimadas cuando fue entrevistada por María Llapart en laSexta Noche sobre su postura a la huelga feminista del 8-M. "Hay que mirarlo, pues hay algunas reivindicaciones que no compartimos", fue la respuesta de la líder de Cs en Catalunya. La presentadora le mencionó algunas de ellas: "Brecha salarial, acoso sexual, desigualdad de género…", pero la portavoz alegó que "no son tan claras" y que algunas de ella "van en contra del sistema capitalista".

Desde esta declaración, la formación mantuvo esta postura. Sin embargo, dijeron que asistirían (y así hicieron algunas diputadas) a la manifestaciones del Día de la Mujer Trabajadora. Esto a pesar de que las organizadoras de la huelga y de las marchas reivindicativas por toda España son las mismas: la comisión del 8 de marzo.

"Una gran mayoría de mujeres no se sienten representadas"

La portavoz de Ciudadanos del Ayuntamiento de Madrid, Begoña Villacís, manifestó días antes del 8-M que "una gran mayoría de mujeres no se sienten representadas". Por este motivo, Villacís afirmó que se pueden conseguir "muchas más cosas buscando una convocatoria que sea inclusiva" y "en el que se puedan sentir representadas todas las mujeres". "Las que somos liberales, las comunistas, las socialdemócratas, las conservadoras, todas nos enfrentamos a los mismos problemas", añadió.

Pero estas declaraciones se alejan de la realidad que ha sido el 8 de marzo: una movilización masiva y que ha llenado las calles de ciudades y pueblos de toda España. Con multitud de organizaciones, colectivos y mujeres que la han apoyado.

"A mí lo que me molesta es que algunos intenten utilizar el feminismo y a la mujer como un instrumento para otros fines que nada tienen que ver con la igualdad"

La portavoz de Igualdad de Ciudadanos en el Congreso, Patricia Reyes, también se subió al carro de rechazar la huelga por anticapitalista: "Algunas somos feministas pero no comunistas". Y fue más allá porque afirmó que las intenciones del 8 de marzo no tenían nada que ver con el feminismo. Mostró su oposición a la convocatoria porque se centraba en rechazar el capitalismo, los tratados de libre comercio, el discurso neoliberal y las fronteras.

Sin embargo, Reyes después estuvo en la manifestación y se olvidó de esto. Tras la masiva manifestación de Madrid reivindicó que "lo importante que las mujeres estén unidas, que salgan a la calle, que hagan sus reivindicaciones".

A esta supuesta utilización del feminismo y de las mujeres que declaró Reyes, se ha unido Villacís. Al día siguiente del 8-M dijo que "ha sido un día para el recuerdo". Pero, seguidamente, hizo alusión al grupo de mujeres que la llamaron 'esquirola' durante la manifestación: "Son los grupúsculos de siempre, gente que está interesada en instrumentalizar toda lucha y manipularnos a las mujeres como si fuesen su causa, pero se estaban disfrazando de feminismo. Son los mismos radicales de siempre". Tampoco pasó por alto colgar otra medalla al partido alegando que en el Congreso donde presentan "muchas iniciativas para favorecer la igualdad".

"Las mujeres somos más útiles impulsando iniciativas que mejoren nuestros derechos que haciendo huelga"

Según recoge El Periódico, Carina Mejías, líder de Cs en el Ayuntamiento de Barcelona afirmó que "las mujeres somos más útiles impulsando iniciativas que mejoren nuestros derechos que haciendo huelga" y que "la lucha feminista debe ser plural y servir a todas las ciudadanas, no solo a ciertas ideologías".

Por Twitter, Mejías también dejó claro su oposición a la convocatoria del 8-M ya que "la lucha por la igualdad ha de ser plural y transversal y no puede ser patrimonio de ninguna ideología", volviendo a aludir al carácter anticapitalista del manifiesto.


"El manifiesto del 8-M tiene un aire putrefacto"

Arcadi Espada, uno de los fundadores de Ciudadanos, días antes del 8-M cargó contra el manifiesto. "He cedido mi espacio en la columna de El Mundo al manifiesto ese que convoca la huelga del 8M para que las mujeres se mueran de vergüenza al leerlo", espetó en laSexta Noche. "Aunque sea un hombre, le suben los colores a la cara": los motivos para Arcadi son la sintaxis, la moral, el "absoluto enloquecimiento de las cuestiones que se debaten" y "el aire monjil y putrefacto" del texto que ha sacado a miles de millones a las calles.


La convocatoria del 8-M: "Un éxito de todos" e "histórica"

Y después de todas estas declaraciones llegan las que más han sorprendido. De no apoyar la convocatoria, a criticar la huelga, decir que las mujeres que la han convocado "instrumentalizan a las mujeres", han pasado a colgarse el lazo morado, a exigir medidas en los presupuestos para acabar con la desigualdad entre hombres y mujeres y a proclamar a su partido como los líderes “de ese movimiento". Aunque en la misma rueda de prensa que declaraba esto, ya salió a la luz otra de las contradicciones: ¿Irá a la manifestación el año que viene?, preguntaron a al líder de Cs. No hubo respuesta. Y es que Rivera, para liderar este movimiento, ni siquiera estuvo presente en la movilización que recorrió las calles más céntricas de la capital madrileña.

Las redes sociales se han volcado contra este giro. Han tachado estos cambios de hipócritas y al partido de querer apoderarse de la lucha feminista para "intentar sacar rédito que un movimiento que ninguneó".

Lo último en Tremending