Público
Público

Actividades grupales que ejercitan el cerebro ayudan contra demencia

Reuters

Por Kerry Grens

Una revisión de laliteratura demuestra que un conjunto de actividades grupalesdiseñado para estimular el pensamiento, la conversación y lamemoria mejoraría la función cognitiva de las personas condemencia leve o moderada.

"Es una buena noticia para la especialidad", opinó RobertWinningham, profesor de la University of Western Oregon, que noparticipó del la revisión.

"Demuestra que las personas que trabajan en la atención dela memoria en comunidades, hogares u otras instituciones puedenmejorar la función cognitiva y tienen que utilizar este tipo deintervenciones", agregó.

La estimulación cognitiva, como se llama esta terapia,incluye actividades grupales estructuradas, generalmente una omás veces por semana, durante por lo menos un mes. Todas lasactividades están diseñadas para que los participantes utilicenla cabeza.

El autor principal, Bob Woods, profesor de la Universidad deBangor, en el Reino Unido, comentó que la estimulación cognitivaes considerada positiva para las personas con demencia.

Con su equipo del University College de Londres reunió losresultados de 15 estudios sobre los efectos de la estimulacióncognitiva versus ninguna intervención en personas con demencialeve o moderada. Los estudios incluyeron a un total de 718personas.

Las sesiones de estimulación duraron entre 30 y 90 minutos;los participantes se reunían cinco veces por semana. Losestudios duraron entre un mes y dos años. Al final de losestudios, los investigadores les habían realizado evaluacionesde la función cognitiva.

Los grupos tratados con estimulación cognitiva rindieron unoo dos puntos mejor que el resto de los participantes, segúnrevelaron los test de entre cero y 30 puntos hasta cero y 70puntos.

Para Woods, el efecto fue bastante reducido, pero alentador.Explicó que las personas con demencia suelen retroceder variospuntos en esas escalas en sólo seis meses o un año.

De modo que uno o dos puntos de mejoría sin tratamientosignifica que la demencia, por lo menos en cuanto a lashabilidades mentales, se estabilizó o no avanzó.

ALGUNOS RESULTADOS DESALENTADORES

En cambio, la estimulación cognitiva no mejoró otrashabilidades cotidianas.

"Con honestidad, eso es desalentador. Las actividadescotidianas incluyen la capacidad de autocuidado o de hacer lascompras. Tenemos que encontrar cómo mejorarlas porque es lo queles permitirá a estos pacientes conservar la independencia yreducir los costos de salud", dijo Winningham.

El experto consideró que las ganancias mentales sonimportantes y que los encargados de las actividades de lasinstituciones de cuidados deberían saber que la estimulacióncognitiva es una buena inversión.

"Es una forma muy económica de mejorar la función cognitiva,comparada con los tratamientos farmacológicos que eran la únicaopción efectiva disponible cuando se realizaron estos estudios",precisó.

Woods comentó que la mayoría de los estudios habían incluidointervenciones grupales y dijo que le gustaría comprobar si lassesiones individuales, quizás a cargo de un familiar, tendríanlos mismos resultados.

"Espero que algunos nietos quieran intentarlo con susabuelos con demencia", sostuvo.

En el estudio, publicado en Cochrane Collaboration, algunosautores declararon haber cobrado a cambio de sesiones deentrenamiento y la elaboración de manuales sobre estimulacióncognitiva.

FUENTE: Cochrane Database of Systematic Reviews, febrero del2012

Más noticias