Público
Público

El agujero de la inmobiliaria Reyal es de 1.700 millones

La empresa, que protagonizó el segundo mayor concurso de acreedores, pierde 324,7 millones hasta junio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La inmobiliaria Reyal Urbis, que presentó concurso de acreedores el pasado febrero, tiene un déficit patrimonial de 1.699,3 millones de euros de acuerdo con el informe presentado al juzgado por la administración concursal, que subraya como principal causa de insolvencia de la sociedad el endeudamiento provocado por la adquisición en 2006 de la inmobiliaria Urbis.

El informe presentado el pasado 11 de julio por la administración concursal de Reyal Urbis, a cargo de BDO Auditores y la Agencia Tributaria, arroja un pasivo de 4.118,9 millones de euros, en su mayor parte derivado de los créditos concursales. De hecho, los créditos concursales a 4 de marzo de este año ascienden a 4.118,5 millones de euros, mientras que los créditos contra la masa son de 380.000 euros. Por su parte, el valor inventario de los bienes y derechos alcanza los 2.419,5 millones de euros. La masa activa está compuesta fundamentalmente por activos inmobiliarios, que se valoran en 2.325,4 millones de euros, según la valoración emitida por Jones Lang Lasalle a 30 de junio de 2013.

El informe de la administración concursal, integrada por representantes de la CNMV y de la Agencia Tributaria, analiza asimismo las operaciones más relevantes de la sociedad en los tres últimos ejercicios, que incluyen, entre otras, la refinanciación realizada en el año 2010, la concesión y posterior cancelación de crédito otorgado a una empresa vinculada y determinadas transmisiones de activos como el Hotel Diagonal o el complejo inmobiliario Castellana 200. Tras todo ello, la administración concursal sostiene que la causa principal de la insolvencia de la sociedad es el endeudamiento financiero provocado, principalmente, por la adquisición en 2006 de Inmobiliaria Urbis a la vista del deterioro de los activos (principalmente, los suelos) provocado por la situación de la economía española y, especialmente, de su mercado inmobiliario.

Según ha informado la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Reyal Urbis continúa trabajando con la intención de alcanzar un acuerdo con sus acreedores y firmar una propuesta de convenio a la mayor brevedad posible. A tal efecto, la inmobiliaria está negociando actualmente con las entidades financieras que participan en el crédito sindicado de la sociedad.

La inmobiliaria, que protagonizó la segunda mayor insolvencia de España, cerró el primer semestre del año con una pérdida de 324,7 millones de euros, desde los 212 millones de euros de quebranto registrado entre enero y junio de 2012. La cifra de negocios entre enero y junio se situó en los 32,8 millones de euros, un 35,6 % menos de los 50,8 millones facturados en el mismo lapso de 2012 , con un resultado de explotación negativo de 270,6 millones de euros frente a los 133,8 millones de euros de pérdida registrados a junio de 2012.

En el primer semestre del año Reyal traspasó al banco malo 781 millones de euros en pasivos tras lo cual su deuda bancaria se sitúa por encima de los 2.700 millones de euros.

A cierre del semestre, el valor razonable de los terrenos e inmuebles terminados del grupo calculado en función de las tasaciones realizadas por Jones Lang Lasalle, asciende a 2.097,3 millones, el 11,5% menos que los 2.371,4 millones contabilizados a a 31 de diciembre de 2012.

Más noticias en Política y Sociedad