Público
Público

Alonso esfuma los fantasmas

España accede a las semifinales tras sobrepasar a una Francia transparente (2-0) con un doblete del mediocentro y acaba con la histórica mala racha ante los vecinos. Tras el dominio abrumador en la primera parte, Pedro aportó la

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ochenta años sin ganar a Francia eran demasiados. España volvió a acudir a su cita con la historia para lograr su primera victoria ante los vecinos y lograr el pase a las semifinales de la Eurocopa en un partido que dominaron de principio a fin con un Xabi Alonso magistral (2-0), que celebró su entrada en el club de los cien con la Roja de forma inmejorable, con un doblete. 

Los galos dejaron una imagen paupérrima en su paso por Donetsk. Un fantasma de lo que apuntaban, en buena parte por verse superados en todo momento por el juego español, que esta vez sí convenció. Los hombres de Del Bosque lograron ofrecer el fútbol que se les demandaba y saldaron las cuentas pendientes. Las Eurocopas de 1984, de 2000 y el Mundial 2006 ya son historia. 

España afrontó el partido con la única mentalidad con la que sabe afrontarlos. Pensando en ganar, ganar y ganar. Del Bosque volvió a optar por el falso delantero Cesc, como ya hizo contra Italia, y no tocó el resto del equipo. La idea era desperezar a la defensa francesa, abrir el campo y remover el molinillo. Pero Laurent Blanc rompió los esquemas. Formó con un 4-1-4-1 y quiso llevar el partido al centro del campo. Prescindió de Nasri y plantó un trivote con Malouda, M'Vila y Cabaye, dejando las bandas para Ribery y Cabaye. Abajo, Koscielny suplió al sancionado Mexes.

Pero desde el pitido inicial no hubo dos equipos en el césped del Dombass Arena de Donestsk. Los galos, vestidos de blanco, se transformaron en fantasmas. Solo dominaba un color, el rojo. Una marea que inundó todo el terreno de juego y pasó como tsunami ante la transparencia del oponente. 

Xabi Alonso se reivindicó con dos goles en su partido número cien con la selecciónEspaña inició su ritual, al que nos tenía acostumbrados antes de esta Eurocopa. El del pase en corto, el del movimiento dinámico, el de las combinaciones eternas pero con ritmo, sin pausa, con desmarques, con punch. La defensa adelantada de Francia no fue un problema, con sucedió con Italia. Las subidas de Jordi Alba y Arbeloa estiraban el terreno y hacía volver las espaldas. Y en el centro España apabulló. Con un Xabi Alonso que quería reivindicarse en su partido número 100 con España.

Y el donostiarra, que había asumido la batuta, avisó con varios pases marca de la casa. Mirada arriba. Cálculo de metros. Y balón largo al pie. Era el aperitivo. Porque en el minuto 18 otra jugada de eternidad futbolística hizo que Iniesta tocara para la llegada en carrera de Jordi Alba, que, tras sentar a Reveillere, puso un balón al segundo palo que Alonso picó de manera brutal. El cabezazo cruzado pilló a pie cambiado a Lloris y entró como un rayo picado.

Era el premio merecido a lo que se estaba desplegando sobre el césped.  Alonso no podía tener mejor celebración. El mejor hasta el momento de España también marcaba. Pero Francia no se inmutó. Tan solo Benzema intentaba salir del área para empezar a crear peligro, pero sin mordiente. Ribery subió dos veces y punto. Cabaye probó a Casillas con una falta que iba a la escuadra. Y el resto, desaparecido.

Mientras, España buscó el segundo pero sin locuras. Cesc conectó con Iniesta en un par de jugadas. Tuya, mía, mía, tuya. Pero agua. Antes del descanso, España pudo volver a marcar de cabeza pero el remate de Piqué en la jugada ensayada se fue alto. De ahí al vestuario. Esa sí era la España que se estaba esperando. Francia decepcionaba. El marcador se antojaba escaso. Pero más por posesión y pases -la Roja dobló en ese aspecto a los galos-, que por ocasiones claras. Esa era la tarea pendiente.

El paso por el vestuario relajó a España, que salió con cierta caraja. Un perdió el toque pero perdió del todo la profundidad. Soló se la había dado un pase genial de Xavi para Cesc que no pudo controlar bien ante la salida de Lloris. Y Francia intentó empujar y gozó de dos oportunidades. Sobre todo en un remate de cabeza de Cabaye que salió lamiendo el larguero.

Para variar el curso del partido, tanto Del Bosque como Blanc hicieron dos cambios de seguido al cuarto de hora de la segunda parte. Los franceses metieron mordiente con Nasri y Menez, por Malouda y Debuchy. No tenían más remedio. Y la Roja buscó el cansancio y los huecos de los franceses con la entrada de Torres y Pedro, por Silva y Cesc.

Pedrito, desde el primer momento, ya le dio la rapidez que necesitaba EspañaPedrito, desde el primer momento, ya le dio la rapidez que necesitaba España. El turbo. Y lo demostró en un sprint a pase de Jordi Alba. Vio a Torres, le metió el balón pero cortó Koscielny ante la puntera del Niño. Tuvo ahí el segundo España. Como el empate Francia en una jugada en la línea de cal de Ribery. Casillas sacó las manos abajo ante Menez.

Lo que hasta ese momento había sido un monólogo dominador hasta el empalago de España se tornó en un toma y daca. Quedaban veinte minutos y los 'gallos' franceses se vieron obligados a intentar disputarle la posesión a los españoles. Un intento, eso. Cinco minutos le duró el empuje a Francia. Y de nuevo asumió el control España. Blanc terminó de quemar sus naves a quince minutos para el final sacando a Giroud.

No inmutó en nada a España. Que volvió a encontrar a Pedro y este a Torres, que remató en fuera de juego. De ahí, al final del partido tan solo Ribery sacó el amor propio. Pero no le llegó a Francia. Por contra, España terminó de cerrar las semifinales con el segundo de la noche de Xabi Alonso en un penalti provocado por Pedro a Reveillere. La historia volvió a compensar el talento español. En la antesala de la final espera la Portugal de Cristiano Ronaldo, a la que ya derrotó en los octavos de final del Mundial.

España: Casillas; Arbeloa, Piqué, Sergio Ramos, Jordi Alba; Busquets, Xabi Alonso, Xavi; Iniesta (Cazorla, m.84), Silva (Pedro, m.64) y Cesc (Fernando Torres, m.67).

Francia: Lloris; Revelliere, Rami, Koscielny, Clichy; Debuchy (Menez, m.64), M'Vila (Giroud, m.79), Cabaye, Malouda (Nasri, m.64), Ribéry; y Benzema.

Goles: 1-0, m.19: Xabi Alonso. 2-0, m.90: Xabi Alonso, de penalti.

Árbitro: Nicola Rizzoli (ITA). Amonestó a Ramos (30) por España; y a Cabaye (42) y Menez (75) por Francia.

Incidencias: encuentro de cuartos de final de la Eurocopa 2012 disputado en el estadio Donbass Arena ante 45.000 espectadores, 1.500 de ellos seguidores de la selección española. Estuvieron en el palco de honor Michel Platini, presidente de la UEFA, y Ángel María Villar, presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), entre otras personalidades.