Público
Público

Los analistas auguran que la decisión de Argentina no tendrá un gran impacto en la cotización de Repsol

EFE

La decisión del Gobierno argentino de expropiar el 51 % de la compañía YPF, controlada por Repsol, no tendrá un gran impacto en la cotización de la petrolera española, que apenas verá mermado su valor en unos 2 o 2,5 euros por acción, según analistas consultados por EFE.

Hoy, las acciones de Repsol -que posee un 57,4 % de YPF- registraron durante toda la sesión una fuerte tendencia alcista de más del 3 por ciento, después de que la semana pasada perdiera prácticamente este porcentaje.

Pero minutos antes del cierre se confirmó la decisión de la presidenta argentina, Cristina Fernández, de expropiar el paquete, lo que hizo que la subida que estaba registrando Repsol se moderara hasta cerrar prácticamente plana.

Al cierre, los títulos de Repsol subieron un céntimo hasta los 17,48 euros.

Diversas firmas de análisis han coincidido hoy en señalar que el impacto de la pérdida del paquete, o de parte del paquete que tiene Repsol en YPF no provocará un daño elevado a la empresa española.

Desde Inversis Banco explican que los planes del presidente de la petrolera Antonio Brufau de "diversificar sus fuentes de ingresos ha sido una buena opción, haciendo que el peso de YPF sea hoy muy inferior".

Para esta firma, el precio de Repsol en bolsa, aunque perdiera toda su participación en YPF, sería de 19 euros por acción, todavía por encima del precio actual, lo que "invita a comprar".

De momento se desconoce qué porcentaje de la participación de Repsol se verá afectada por la expropiación, pero los analistas del Sabadell avanzan que podría ser de 99,6 millones de acciones, el 25,3 por ciento de las acciones de la empresa argentina. Aun así, Repsol mantendrá un paquete del 32,1 por ciento.

Otros accionistas, como el grupo Petersen, que posee 100 millones de acciones, el 25 % de la empresa, perdería todo su paquete.

El precio de compra de estas participaciones se desconoce por el momento, dado que podría ser establecido por el Tribunal de Tasación, en colaboración con la secretaria argentina de Energía.

Los analistas de Bankinter estiman, por su parte, que el precio que podría pagar el Gobierno argentino podría situarse en torno a los 4.000 millones de pesos, unos 700 millones de euros, lo cual "limitaría el impacto sobre la acción (de Repsol) a unos 2 o 2,5 euros por acción".

Para los analistas, cualquier cotización por debajo de los 19 euros, como ocurre ahora, es atractiva, por lo que recomienda comprar.

Lo mismo ocurre con Inversis Banco que, tras conocer la decisión del Gobierno argentino, ha decidido mantener la recomendación de compra a largo plazo, aunque reconoce que en el corto plazo el comportamiento de la acción puede ser "impredecible", por estar sometida a una gran volatilidad.

Aunque el impacto en la cotización será limitado, los analistas no opinan lo mismo con la credibilidad del Gobierno argentino, que se verá afectada.

La firma londinense Capital Economis opina que la decisión es "negativa para las ya de por sí pobres expectativas de inversión a largo plazo de Argentina" y avanza que podría provocar una "retirada" de las inversiones extranjeras en otros sectores.

Más noticias