Público
Público

El banquero arrepentido pasa los datos a Wikileaks

El suizo Rudolf Elmer será juzgado en su país mañana

IÑIGO SAEZ DE UGARTE

Wikileaks recibió ayer de manos del ex directivo bancario Rudolf Elmer dos discos con información confidencial sobre 2.000 cuentas de empresas, famosos, millonarios e incluso políticos que han estado evadiendo el pago de impuestos en la última década. Elmer se presentó en Londres junto con el editor de Wikileaks, Julian Assange, antes de volar hacia Suiza, donde comparece como acusado en un juicio por revelación del secreto bancario.

Wikileaks no se comprometió a hacer pública la información de inmediato. Assange dijo que será analizada en las próximas semanas y que, si se encuentran pruebas de delitos, se entregarán al organismo británico que lucha contra los delitos de cuello blanco. Es lo que hizo Wikileaks cuando recibió documentos sobre la banca de Islandia antes de su quiebra.

Elmer es el directivo bancario más importante que haya decidido denunciar las prácticas de un sistema que protege a los que evaden impuestos. Dirigía la sucursal en las Islas Caimán del banco suizo Julius Baer antes de tomar la decisión de denunciar a sus antiguos jefes. 'Yo voy contra el sistema', dijo Elmer ayer. 'Sé cómo funciona el sistema y lo que hace cada día. Y quiero que la sociedad lo sepa porque está perjudicando a sus intereses'. En el juicio que comienza mañana, Elmer puede ser condenado a una pena de tres años de prisión por romper la ley de silencio de la banca suiza. Ya pasó 30 días en prisión en 2005 cuando fue detenido. Después dejó el país y se fue vivir a las Islas Mauricio.

'Una vez formas parte de la dirección de un banco, las cosas te quedan más claras', contó Elmer a The Observer. 'Ya eres parte de la conspiración. Sabes cuáles son los auténticos productos (financieros) y por qué son tan caros. Y el principal producto es el secreto. Se cometen delitos y se cuentan mentiras para proteger ese secreto'. El banco sostiene que despidió a Elmer en 2002 por su conducta 'perjudicial e inaceptable' para la entidad. Dos años después, Elmer inició, según esta versión, una 'campaña de venganza e intimidación'. Julius Baer también le acusa de falsificar documentos y obtener otros de forma ilegal.

Las filtraciones han creado problemas a la banca suiza. Bradley Birkenfeld, ex empleado de UBS, fue condenado a tres años en 2009 por su participación en los mismos hechos que denunciaba. Pero esos datos obligaron a UBS a pagar una multa de 780 millones dólares a la Hacienda de Estados Unidos.

Más noticias