Público
Público

El Barça no puede permitirse alegrías en la cancha del colista

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Con la duda de Alex Acker, lesionado en el tobillo, el AXA Barcelona no se puede permitir ninguna alegría en su visita a la pista del Grupo Begar León, el último clasificado de la clasificación.

Acker se lesionó durante el último partido disputado por su equipo ante el Granada (85-75). El alero estadounidense sufrió un esguince en el ligamento lateral externo del tobillo derecho y no está confirmada su presencia ante los leoneses.

El equipo de Xavi Pascual necesita ganar para no perder la estela del TAU, con quien está empatado a 19 victorias, y del Joventut, que tiene un triunfo más. El Real Madrid, el líder de la ACB, está más alejado con 23 victorias.

Los barcelonistas necesitan ajustar su juego para no pasar problemas. Cuando el Barça es capaz de cargar en el juego interior, los de Pascual no tienen problemas para solventar los encuentros, aunque al final siempre acaban siendo los jugadores exteriores los que resuelven la papeleta.

Un día es el italiano Basile, como ante el Granada, en otras ocasiones el esloveno Jaka Lakovic o Roger Grimau, uno de los baloncestistas que más en forma están.

Precisamente Grimau jugará hoy su partido número 250 en su carrera en la ACB. El escolta catalán, en el momento que le han respetado las lesiones, está firmando sus mejores números en las cinco temporadas que acumula en el cuadro azulgrana, con más de 10 puntos de media por encuentro.

Su debut en la competición se produjo en la temporada 96-97, cuando jugaba en las filas del Joventut. Posteriormente, jugó cuatro temporadas en Lleida, dos de ellas en la máxima categoría.

Los técnicos del Barça desean que su equipo sea más regular. "Si somos capaces de hacerlo, tendremos mucho ganado (..). Lo más importante es que hagamos una buena defensa, cerremos bien el rebote y corramos. Si planteamos un partido de estas características tendremos ventaja en las rotaciones y en nuestro banquillo, que es superior al suyo", dijo Josep Maria Berrocal, técnico ayudante del Xavi Pascual.