Público
Público

Barroso logra la reelección con los votos socialistas

El Parlamento Europeo elige al portugués para un segundo mandato al frente de la Comisión

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Con una mayoría más amplia de la esperada, el Parlamento Europeo solucionó ayer el futuro político de José Manuel Durao Barroso, que asumirá un segundo mandato de cinco años al frente de la Comisión Europea, la institución que redacta las directivas comunitarias. Barroso era el candidato unánime de los 27 gobiernos de la Unión Europea. Ayer obtuvo el apoyo de 382 de los 718 diputados presentes en la Eurocámara, cuya bendición es imprescindible. Hubo 219 votos en contra y 117 abstenciones.

Además de su propia familia política, el Partido Popular Europeo, con sus 265 escaños, Barroso sedujo en los últimos meses a parte de los 84 diputados liberales y algunos de los 54 conservadores euroescépticos. Desde el principio contaba con la mayoría de los diputados socialistas de España y Portugal, que suman 28 asientos en el plenario de Estrasburgo y que votaron conforme los deseos de los gobiernos de sus países que apoyaban al ex primer ministro portugués.

Dos diputados del PSC rompieron la disciplina marcada por Moncloa

Los socialistas resignados

Tras la votación secreta, sólo la derecha europea reclamó la reelección de Barroso como una victoria propia. El grupo socialista, segunda fuerza de la Eurocámara, se resignó a la convivencia en los próximos años con el 'presidente de la Comisión más frágil de la historia', según comentó su presidente, Martin Schulz.

A diferencia de los demás partidos de la izquierda europea, Schulz no pidió el no, sino que se quedó en un llamamiento a la abstención, consciente de la dificultad de conciliar a las distintas delegaciones nacionales.

«Yo no he cambiado; sigo siendo el mismo», afirma Barroso

El grueso del PSOE en Europa votó al candidato con los ojos puestos en la presidencia española de la UE en el próximo semestre, porque al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero le conviene llevarse bien con el jefe de la Comisión.

Juan Fernando López Aguilar, jefe de filas de los socialistas en Estrasburgo, añadió que Barroso ha cambiado y que corregirá su 'deriva neoliberal', una crítica habitual de la izquierda europea en los últimos cinco años y exhaustiva desde el estallido de la crisis económica.

'Ni Barroso podría permitirse seguir siendo Barroso', recalcó López Aguilar, quizás en referencia a su negativa a regular los fondos de alto riesgo, los salarios de los directivos o el control a bancos.

Casi al mismo tiempo, Barroso agradecía el amplio apoyo mostrado, que supera incluso las reglas más estrictas del Tratado de Lisboa, el nuevo libro de instrucciones de la UE que entrará en vigor si los ciudadanos irlandeses lo aprueban en referéndum. 'Yo no he cambiado: sigo siendo el mismo, pero las circunstancias sí lo han hecho', reafirmaba Barroso, que ahora tendrá que conformar un nuevo equipo de comisarios.

Tanto María Badía como Raimon Obiols, los dos diputados del PSC, rompieron la disciplina marcada por Moncloa y se abstuvieron, siguiendo la línea del grupo europeo y 'sus compromisos en campaña', según un comunicado del PSOE.

Para Raül Romeva, de ICV-Verds, 'no es coherente criticar a Barroso porque nos mete en la crisis y después darle un mandato de cinco años para que nos saque de ella', aseguró tras la votación.

También Oriol Junqueras, de ERC, criticó la oposición del jefe de la Comisión a reconocer 'los derechos lingüísticos y de los pueblos'. Asimismo, el PNV censuró la poca importancia dada por Bruselas a las regiones e insistió, como el diputado de UPyD, en la inoperancia de Barroso ante la crisis. Por último, Willy Meyer, de Izquierda Unida, recordó que el Parlamento ha votado por 'el último superviviente de la foto de las Azores'.

Minutos después de la votación, en los pasillos de Estrasburgo, el presidente de la Eurocámara dejó que el reelegido jefe del Ejecutivo comunitario asumiese todo el protagonismo y se retiró. 'Te dejo con los periodistas', aseguró. 'Ten cuidado con ellos y comienza a preparar tu tercer mandato', añadió. Barroso sonrió y prometió, todavía varias veces más, que su partido 'es Europa'.

 

Más noticias en Política y Sociedad