Público
Público

Blanco defiende conectar las CCAA frente a un PP que quiere "desenchufarlas"

EFE

El vicesecretario general del PSOE, José Blanco, ha defendido hoy el Estado de las Autonomías frente a un PP que quiere "desenchufarlas" y "apagarlas" y se ha comprometido a ayudar a Mariano Rajoy a pasar a la historia, pero como "el líder de la oposición que más tiempo duró en su cargo".

Durante la inauguración de la Convención Autonómica que el PSOE celebra hasta mañana en Zaragoza, Blanco ha avisado de que los socialistas no van a dejar que nadie utilice la crisis económica como coartada para deteriorar el Estado autonómico, como, a su juicio, pretende el PP.

Según ha subrayado, cada día está más convencido de que el PSOE va a celebrar la victoria en las próximas elecciones, mientras que el PP se dedica a celebrar las encuestas y a darse un "festín" como el de la semana pasada en Sevilla.

Un "festín" que no sirvió, a su entender, para hablar de futuro, ni ofrecer ideas, sino sólo "para hacerle la ola al patrón".

"Visto quién marcó el rumbo en Sevilla, empezamos a pensar que el patrón vuelve a ser Aznar", ha ironizado, porque Rajoy "es cualquier cosa menos una expectativa estimulante de futuro".

Blanco ha admitido que haya cierta preocupación en su partido por el coste electoral que puede tener la crisis, pero ha juzgado que ese coste sería mucho mayor si el Gobierno no hubiera tomado las medidas que ha ido adoptando en cada fase.

"Si no hubiéramos actuado con responsabilidad, ahora estaríamos dirigiendo al PSOE a una derrota segura y alejando la posibilidad de gobernar durante muchos años", ha indicado.

Así las cosas, ha querido ser rotundo al señalar que "nada está ganado, pero nada está perdido el 22 de mayo", para después garantizar que los socialistas van a darlo "todo" y a poner sobre la mesa lo mejor que tienen en cada ayuntamiento y en cada comunidad.

"Y lo vamos a hacer -ha añadido- porque en democracia hay que merecerse el voto, y para merecer el voto primero está España y luego está el PSOE. Y nadie podrá escuchar en el PP nada parecido".

Mariano Rajoy, según Blanco, "ni está ni se le espera", porque el líder del PP "se quiere más a sí mismo que a España (...) y eso no es una novedad: la derecha siempre se ha querido más a sí misma que a su país".

Su conclusión es que "cualquiera sabe que los que van con la bandera más grande son los que tienen el patriotismo más pequeño".

Pensando en las elecciones autonómicas y municipales de mayo, que el PP quiere convertir en la antesala de las generales, el "número dos" del PSOE ha dicho que el principal partido de la oposición "tiene tanta ansiedad que quiere jugar el segundo partido antes que el primero". "Pues perderán el primero y el segundo", ha pronosticado.

Con ese propósito, ha emplazado a sus compañeros a pasar "a la ofensiva sin ceder ni un solo centímetro", convencido de que el PP no puede dar "lecciones de nada", ni de austeridad, ni de apoyo a las pequeñas y medianas empresas, ni de políticas sociales.

Frente a un PP que cuando habla de "recentralizar" competencias lo que quiere es "desconectar a las comunidades, desenchufarlas y apagarlas", ha sostenido que el PSOE lo que pretende es conectarlas mejor para que contribuyan a la recuperación económica y a la creación de empleo.

Blanco ha dicho que los socialistas están practicando la austeridad allí donde gobiernan y la exigen donde están en la oposición, mientras que "exigir austeridad donde no se gobierna y practicar el despilfarro donde se gobierna tiene nombres y apellidos: Partido Popular".

Dispuestos a defender la integridad y el fortalecimiento de los servicios públicos, sobre todo de la educación y la sanidad, el también ministro de Fomento ha avisado: "Si alguien quiere llevarse por delante estos cimientos, puede darse por avisado, nos tendrá enfrente, en el poder o en la oposición, en las organizaciones sociales o en la calle".

En su alocución, Blanco ha hecho una defensa cerrada del modelo autonómico en contraposición con la derecha, que sigue "sin creer en el Estado de las Autonomías", porque "se quedaron estancados en aquella idea antigua de España, que se resume sólo en tres palabras: Madrid y alrededores".

Más noticias