Público
Público

Brown anima a los líderes a mediar en persona por el clima

Reuters

Por Gerard Wynn

Los líderes mundiales deben intervenir para recuperar las exhaustas conversaciones sobre el clima mediando en persona para lograr el próximo diciembre en Copenhague un acuerdo que combata el calentamiento mundial, dijo el lunes el primer ministro británico, Gordon Brown.

Brown es uno de los pocos líderes de las principales economías que ha anunciado planes para ir a la conferencia de la ONU del 7 al 18 de diciembre, que está diseñada para acordar recortes en las emisiones de gases de efecto invernadero y en cómo ayudar a los países pobres a hacer frente al cambio climático.

"Aún tenemos al alcance el éxito en Copenhague. Pero si flaqueamos, la Tierra estará en peligro", dijo Brown a los representantes de 17 de los principales países contaminantes del mundo, reunidos en Londres.

Los ministros de Medio Ambiente tienen como objetivo firmar un pacto mundial para extender o sustituir el actual Protocolo de Kioto. Pero las conversaciones están estancadas en complejos borradores y sospechas mutuas entre las naciones industrializadas y en vías de desarrollo.

"En las semanas que restan hasta Copenhague y en las dos semanas de la conferencia, trabajaré incansablemente con los líderes para negociar un acuerdo", dijo Brown. "He dicho que iré a Copenhague y les estoy animando a llegar al mismo compromiso", añadió.

La reunión de Londres es la última de una serie de foros de economías importantes instigado por Estados Unidos para reforzar la importancia del proceso de la ONU. Muchos analistas y políticos dudan de que el mundo pueda alcanzar un acuerdo en diciembre, argumentando por ejemplo que la legislación estadounidense no estará en vigor a tiempo para dar lugar a una oferta estadounidense firme.

Las conversaciones de dos años de la ONU lanzadas en Bali en 2007 están particularmente estancadas en el tamaño de los recortes de dióxido de carbono que deberían hacer los países ricos para 2020, y en cuánto deberían pagar los países en vías de desarrollo para prepararse y ralentizar el calentamiento mundial.

"Los dirigentes deben comprometerse directamente para romper el estancamiento", dijo Brown. "Creo que el acuerdo de Copenhague es posible. Pero debemos asumir con franqueza el hecho de que los negociadores no se acercan a un acuerdo lo suficientemente rápido", añadió.

Las conversaciones en Londres se centraron en cómo convertir un parche en los planes de política nacional en un pacto internacional, además de en financiación sobre el clima y cooperación en tecnología, dijo el domingo Todd Stern, máximo enviado sobre el clima de Washington.

Stern no pudo confirmar que Estados Unidos fuera a llevar un objetivo de reducción de emisiones concreto o una oferta de financiación a Copenhague.

Los científicos han emitido advertencias cada vez más extremas sobre las posibles amenazas a las que se enfrenta el planeta, por ejemplo el derretimiento de las capas de hielo del Ártico, que podrían reforzar el calentamiento.

"Un acuerdo puede, y debe, poner al mundo camino de un máximo de incremento medio de las temperaturas de dos grados centígrados", dijo Brown.

Más noticias de Política y Sociedad