Público
Público

El Congreso rechaza el uso que hace el PP del Alakrana

La Cámara echa abajo una moción de los conservadores que criticaba la "incapacidad" del Gobierno. Todos los grupos se negaron a pedir responsabilidades hasta obtener más información

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El PP tropezó ayer con una enorme piedra en el Congreso de los Diputados. La Cámara rechazó con una contundente mayoría (172 votos contra 159) la estrategia acuñada el día antes por Mariano Rajoy para cargar sobre los hombros del Gobierno el secuestro del Alakrana. Ningún grupo respaldó en sus intervenciones la petición del PP de que se depuren responsabilidades antes de que la vicepresidenta, María Teresa Fernández de la Vega, explique en el Pleno su gestión. Al final, sólo PNV y BNG respaldaron la iniciativa frente al resto de la Cámara. CiU y CC se abstuvieron.

El resultado de la votación ni siquiera refleja el nivel de censura de la Cámara a la gestión. Para asegurarse apoyos, los conservadores ligaron en una misma moción el reproche político al Ejecutivo y el embarque de militares en los buques que faenan en el Índico. Sólo así consiguieron sumar los votos de nacionalistas vascos y gallegos. Ambos centraron sus intervenciones en las medidas de seguridad.

El PP, en cambio, demostró poco interés por su propia idea. Su portavoz, Arsenio Fernández de Mesa, dedicó buena parte de su intervención a desgranar los errores que su grupo detecta en la labor del Gobierno. Escuchándole, parecía increíble que los 36 pescadores estén hoy de camino a sus casas.

Fernández de Mesa centró gran parte de sus críticas en la vicepresidenta primera. El diputado no dudó en considerar a la número dos del Ejecutivo 'una ministra completamente amortizada en un Gobierno completamente agotado'. La de De la Vega es una de las cabezas que el PP ha pedido junto a las de los ministros de Justicia, Francisco Caamaño, y Defensa, Carme Chacón. Precisamente ayer, el PP sumó a su petición de comparecencia del presidente Zapatero, la del director del CNI 'a puerta cerrada'.

Los socialistas sostienen que la liberación ha 'irritado' a Rajoy

Ni siquiera sus socios en la moción les compraron el planteamiento. Mientras que el PNV pasó de puntillas sobre el tema, Francisco Jorquera, del BNG, quiso dejar clara su oposición frontal a la 'irresponsabilidad' del PP 'desatando una tormenta política que dificultaba la resolución'.

A su juicio, los reproches del PP partían del 'ventajismo' y el 'oportunismo' político. Jorquera también dejó claro su rechazo claro a las reprobaciones que el PP anunció contra los tres ministros. 'Lo mejor que podía haber hecho el PP era presentar una moción de censura en vez de esas tomaduras de pelo', zanjó.

Uno tras otro, los demás grupos también fueron mostrando, en varios casos mezclado con críticas al Gobierno, su rechazo a la estrategia del PP. Jordi Jané, diputado de CiU, defendió que su grupo 'no puede admitir que se predeterminen las conclusiones'. Los catalanes no quieren, sin embargo, dar la impresión de que respaldan al Gobierno: 'No negamos que al final la conclusión pueda ser la misma'.

El BNG calificó las reprobaciones que pide el PP de 'tomaduras de pelo'

En la misma línea, pero con un punto más de crítica, se pronunció Joan Ridao. El portavoz republicano tachó la gestión del Gobierno de 'primero lenta y luego seguramente errática'. Ridao no quiso envolver con paños calientes al Ejecutivo. 'Llegado el caso, el Gobierno deberá asumir las responsabilidades políticas necesarias, pero siempre, una vez conocidas las circunstancias y evaluadas las explicaciones', reconoció. Pese a todo, censuró la actitud del PP durante el secuestro: 'Era una temeridad hacer politiquería e intentar sacar tajada'.

También Gaspar Llamazares compartió los argumentos mayoritarios. El diputado de IU aseguró que, frente al 'alivio' del resto de la sociedad, el PP traía a la Cámara 'la iniciativa de la ira'.

Inmediatamente, el PSOE se apuntó a esa imagen de un PP 'irritado' con la liberación. El portavoz socialista de Defensa, Jesús Cuadrado, dudó de que Rajoy comparta 'la satisfacción generalizada' por el final del secuestro. 'Yo veo mucha irritación desde el minuto siguiente a la liberación', insinuó.

Desde Bruselas, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, incidió en que en su momento el Ejecutivo se 'defenderá' de las críticas del PP sobre la gestión del secuestro y 'explicará todo lo que haga falta'. El jefe del Ejecutivo, que agradeció el martes a Mariano Rajoy su actitud durante el secuestro, se refirió con ironía a la campaña de críticas lanzadas por el principal partido de la oposición tras la liberación. 'El señor Rajoy no estaba muy agradecido a mis palabras. Ha sido bastante elocuente con la actitud que ha tomado 24 horas después', dijo al respecto.

Más noticias en Política y Sociedad