Público
Público

El debate sobre las nucleares pone a Merkel en un aprieto

El Gobierno alemán intentó ocultar un informe a favor de nuevas centrales

GUILLEM SANS MORA

El debate sobre la energía nuclear tiene un enorme potencial para calentar los ánimos en Alemania, país que sigue de momento con su plan de abandono completo de esta fuente de energía en los próximos quince años. Consciente de ello, la ministra de Investigación, Annette Schavan, ocultó durante meses un estudio que sugiere la necesidad de construir nuevas centrales.

Ayer, la publicación del estudio por parte de varios diarios puso en evidencia el miedo de la Unión Demócrata Cristiana (CDU) a perder votos en las elecciones federales del próximo día 27.

Schavan, que ocupa también una de las vicepresidencias de la CDU de la canciller Angela Merkel, recibió un primer resumen del informe el 24 de junio, pero decidió seguir el consejo de uno de sus autores y guardarlo en el cajón hasta octubre, una vez pasadas las elecciones.

El informe, que los diarios económicos Financial Times Deutschland y Handelsblatt colgaron en sus páginas de Internet, pone en aprietos a Merkel en la recta final de la campaña. En el duelo televisivo del pasado domingo con su rival socialdemócrata, Frank-Walter Steinmeier, Merkel reiteró que para ella la energía nuclear no es más que una 'tecnología puente' en el camino hacia las renovables.

Firmado por tres institutos alemanes, entre ellos la Academia de Ciencias Leopoldina, el informe lleva el rebuscado título Concepto para un programa integrado de investigación energética en Alemania y dedica sólo cuatro de sus 61 páginas a la energía nuclear. Pero su conclusión es clara: 'En el futuro, Alemania podría involucrarse en el desarrollo y construcción de nuevas centrales para cubrir una parte notable de sus necesidades energéticas'.

Un retorno a la energía nuclear 'alentaría grandes conflictos sociales', advierten los autores. Un 59% de los alemanes rechaza los planes de Merkel de prolongar unos años más la vida de las centrales en el país que aún no se han desconectado, según una encuesta reciente del instituto demoscópico TNS-Enmid. Un portavoz del Ministerio de Investigación intentó quitar importancia al estudio diciendo que sólo se trataba de explorar 'posibles escenarios'.

El informe también aconseja buscar una alternativa a la defectuosa mina de sal de Gorleben, en Baja Sajonia, como depósito central de la basura nuclear alemana. Los científicos citan estudios de Francia, Bélgica y Suiza que recomiendan habilitar ese tipo de depósitos en formaciones de roca arcillosa. En Alemania, los subsuelos más adecuados están en Baden-Württemberg, el estado donde la ministra Schavan tiene su circunscripción.

Encontrar una alternativa a Gorleben no será tarea fácil, según el estudio, que advierte que 'ningún otro aspecto conlleva un mayor potencial de movilización y rechazo'. El 80% de los alemanes ve necesario un depósito central, pero sólo el 12% está dispuesto a aceptarlo en las cercanías de su domicilio, señalan los científicos.

Más noticias