Público
Público

EEUU declara culpables a cinco personas por planear atentados

Tendrían el apoyo de la red terrorista Al Qaeda. Un sexto acusado fue absuelto

EFE

Un jurado de Miami ha declarado culpables a cinco hombres de conspirar para atentar contra edificios de Estados Unidos con el apoyo de la red terrorista Al Qaeda, mientras que un sexto acusado fue absuelto.

Tras seis días de deliberaciones, los doce miembros del jurado de un tribunal de Miami (EEUU) alcanzaron hoy su veredicto, en el tercer juicio a que han sido sometidos estos hombres, en el caso conocido como "Los seis de Liberty City", en referencia al sector del condado de Miami-Dade en el que fueron detenidos.

Los dos primeros juicios fueron declarados nulos debido a que los miembros del jurado no pudieron llegar a un acuerdo sobre la inocencia o culpabilidad de los acusados.

Las autoridades los acusaron de conspirar para atentar contra la torre Sears de Chicago y contra el edificio de la policía federal (FBI) de Miami, tras su detención en 2006.

Los juzgados fueron Narseal Batiste, de 35 años; Patrick Abraham, de 29; Stanley Grant Phanor, de 33; Rotschild Augustine, de 25; Burson Augustin, de 24, y Naudimar Herrera, de 25. Batiste fue declarado culpable de cuatro cargos, Abraham de tres acusaciones; Phanor, Augustine y Augustin de dos, mientras que Herrera fue absuelto.

Todos eran acusados de conspirar para suministrar apoyo material a una organización terrorista extranjera para destruir edificios con explosivos e imponer una guerra contra EEUU en un acto sedicioso.

La juez Joan Lenard, que se encargó de ver el caso, anunciará las sentencias en una audiencia que tendrá lugar el próximo 26 de julio. Los cinco podrían ser condenados a entre 70 y 30 años de prisión.

Durante el juicio, los abogados defensores rechazaron los alegatos de que sus clientes tuvieran vínculos con la red Al Qaeda o urdieran planes para perpetrar atentados terroristas. Afirmaron que uno de los acusados, Batiste, fingió ser un terrorista porque dos informantes del Gobierno le atrajeron prometiéndole dinero.

Ana Jhones, abogada de Batiste, afirmó en sus alegatos finales que este caso no era sobre terrorismo, sino que se trataba de "un delito fabricado".

El informante de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) supuestamente ofreció 50.000 dólares a los acusados, a los que nunca se les encontró explosivos con los que cometer los atentados.

Los fiscales federales declararon que Batiste se creía un mensajero divino enviado para destruir al Gobierno de Estados Unidos y que buscó una alianza con Al Qaeda para llevar a cabo ese objetivo.

Más noticias de Política y Sociedad