Público
Público

La ex esposa de McCartney recibirá mas de 70 millones de dólares por el divorcio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La ex modelo Heather Mills recibirá cerca de 25 millones de libras (más de 70 millones de dólares) por su divorcio del músico Paul McCartney, adelanta hoy el vespertino "Evening Standard".

Según el diario, los detalles de la decisión a la que ha llegado el juez están contenidos en un veredicto preliminar enviado esta semana a las partes y a sus asesores legales por el Alto Tribunal.

Los abogados de McCartney y Mills tienen expresamente prohibido divulgar su contenido.

El fallo definitivo se les entregará oficialmente el próximo lunes y, según el diario londinense, no es probable que las partes objeten a que se conozcan sus detalles básicos.

Una fuente conocedora del caso dijo al "Evening Standard" que Mills recibirá una suma total de en torno a los 25 millones de libras (más de 70 millones de dólares).

No se sabe si en esa cifra está incluido el dinero destinado a la educación de Beatrice, la hija de la pareja, nacida en 2003.

McCartney, de 65 años, y Mills, de 40, contrajeron matrimonio en junio de 2002 y anunciaron su separación cuatro años más tarde.

"El veredicto del juez es muy completo. El juez ha descendido a todo tipo de detalles para asegurarse de que ninguna de las partes tenga motivos para apelar", dijo la fuente al periódico.

Diversos medios han cifrado la fortuna del ex Beatle en 825 millones de libras (algo más de 1.700 millones de dólares al cambio actual).

El juez parece haber aceptado, sin embargo, las pruebas presentadas por una serie de contables y expertos según las cuales su fortuna personal está por debajo de la que le atribuye su ex mujer.

Paul McCartney contrató para el juicio a lo que el periódico califica como "probablemente el más caro equipo de abogados" especializados en divorcio reunidos nunca en este país.

Su abogada principal, Fiona Schackleton, representó en su día al príncipe Carlos en su divorcio de Diana de Gales.

Heather Mills se hizo representar a su vez por Anthony Julius, que defendió a su vez a Diana, pero finalmente optó por prescindir del abogado y defenderse a sí misma ante el juez.