Público
Público

Feijóo encarga la política lingüística a un filólogo afín al PSdeG

La designación de Anxo Lorenzo para que reforme el decreto del gallego no contenta a los nacionalistas ni a los españolistas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijoo, ha destapado la caja de los truenos en vísperas del Día das Letras Galegas (que se celebra este domingo) al nombrar al nuevo secretario general de Política Linguística. Como era de esperar, ha recibido críticas desde el sector nacionalista que apoya la normalización del gallego, pero el nombre de Anxo Lorenzo también ha suscitado reproches por parte de Galicia Bilingüe, una organización que, paradójicamente y pese a su nombre, defiende el uso del español en la comunidad gallega.

La designación de Lorenzo, profesor de la Universidad de Vigo y presentado por Feijoo como un independiente, ha sido calificado de 'fraude' por Gloria Lago, presidenta de Galicia Bilingüe, que contó con el apoyo de destacados dirigentes conservadores en las manifestaciones celebradas durante la pasada legislatura. Ahora, sin embargo, creen que Feijoo les ha traicionado al nombrar para el cargo a alguien 'a favor de la imposición lingüística'. De la lengua gallega, se entiende.

La victoria de Feijoo en las urnas ha implicado un cambio del modelo lingüístico, que ahora comienza a perfilarse con la elección de Lorenzo, cuyo cometido consistirá en sacar adelante un nuevo decreto del gallego. Un paso atrás en toda regla para A Mesa, asociación nacionalista que restó importancia a la persona que recibirá tal encargo y se centró en la política en materia lingüística del PPdeG.

'El puesto de verdugo ya no está vacante. Puede ser más guapo o más feo, tener más currículo o menos, más o menos capacidad para embaucar, pero es un puesto de verdugo para el gallego', dejó claro su presidente, Carlos Callón, quien lamentó en un comunicado que 'haya personas que se presten a este juego perverso y estén dispuestas a ser la piel de oveja para camuflar al lobo'.

Según A Mesa, que lucha por la implantación del gallego en todos los ámbitos, el Partido Popular persigue abolir el decreto de la enseñanza, eliminar el gallego como requisito en las oposiciones e incluso la derogación de la Ley de Normalización Lingüística. Los bilingüistas, sin embargo, criticaron a Lorenzo por haber apoyado los pasos dados por el bipartito y por impulsar una campaña desde su universidad que difundía un 'cúmulo de falsedades sobre el modelo lingüísticos en otros países'.

Pero el nombramiento tiene otras lecturas, ya que Feijoo lo podría utilizar para tender un puente con la oposición en la cuestión lingüística, 'un auténtico rompecabezas político', como señala Vieiros. Lorenzo, un sociolingüista afín al PSdeG, tendrá que afrontar una reforma consensuada con los socialistas y los nacionalistas (una de sus condiciones para aceptar el cargo) y que conllevaría la reducción de materias impartidas en gallego hasta fijarlas sólo en un 30%.

Así las cosas, el nombramiento del secretario general en la materia no ha contentado a ningún sector porque unos lo consideran un blando y otros, un técnico nombrado para, al margen de su sensibilidad política y lingüística, 'desmantelar todos los adelantos conseguidos en toda la etapa autonómica'. Sin ir más lejos, el topónimo de A Coruña, que podría volver a ser La Coruña si el pleno del ayuntamiento lo decide así. Feijoo, prudente, ha apelado a la autonomía local, pero reservándose el mérito de la oficialización del término en caso de que prospere el sí en la ciudad.