Público
Público

El FMI dice que España tendrá que tomar más medidas contra el déficit

Pide que se preste especial atención al comportamiento de las comunidades autónomas

BELÉN CARREÑO

Jubilación a los 67 años, despido más barato y fácil, reducción de salarios a los funcionarios, congelación de las pensiones, menos empleo público, subida del IVA, final del cheque bebé, parálisis de la inversión pública... El FMI considera que todos estos ajustes todavía no son suficientes para que España logre el objetivo de alcanzar un 3% de déficit en 2013, por lo que cree que "harán falta más medidas".

Durante la presentación del balance fiscal mundial que realiza el Fondo con motivo de su reunión de primavera, desde el FMI reconocieron que hay que dar tiempo para que las políticas aprobadas den sus frutos. En este sentido, Paolo Mauro, uno de los expertos del departamento de asuntos fiscales del Fondo, alabó la reforma de las pensiones, la subida del IVA y la reducción de los costes como "muy positivas". Pero el punto "clave", dijo, serán las comunidades autónomas, donde habrá que abordar "más acciones". De ellas dependerá la senda de consolidación fiscal.

Nuestro país todavía "no está fuera de peligro", advierte el organismo

Desde el FMI también recomiendan cautela porque, aunque "los mercados financieros han reconocido merecidamente las reformas", todavía "España no está fuera de peligro".

El informe Fiscal monitor avanza una senda de déficit para España próxima al desastre. En su opinión, la economía española tendrá un desajuste presupuestario cercano al 5% de forma consistente hasta 2017. De hecho, pasaría a ser una de las grandes cinco economías (junto con Estados Unidos, Japón, Bélgica e Irlanda) que no lograría alcanzar o bajar del 3% de déficit en 2016. La senda prevista es tan mala que hasta Grecia lograría en este periodo muchos mejores resultados, recortando el déficit por debajo del 3% en 2014.

En el corto plazo, el FMI espera que este año el déficit toque el 6,2% (apenas dos décimas más que lo previsto por el Ejecutivo español) y un 5,6% para 2012, frente al 4,4% que se estima oficialmente.

Las necesidades de financiación son menores que para el resto

Ambos pronósticos son cuatro décimas mejores de lo que el mismo organismo esperaba en enero. Cuanto más avanza la serie, más divergen los pronósticos, con un 5% de agujero fiscal según el FMI para 2013. Desde el Gobierno, el secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, aseguró que se cumplirá "sin lugar a dudas" la senda marcada.

Las discrepancias entre las previsiones españolas, que hablan de alcanzar el 3% en 2013, y las del organismo vienen de la mano de la brecha entre lo que el Ejecutivo español piensa que va a crecer la economía y lo que cree el Fondo. Aunque para 2011 esta diferencia es de unas décimas, para los siguientes años la distancia en las previsiones se amplía por encima de un punto porcentual. Y es ahí donde la herida de las arcas públicas no logra cicatrizar.

Aunque desde el FMI no detallaron el tipo de medidas que España necesita abordar para mejorar el déficit, a la luz de las previsiones de ingresos y gastos del propio organismo cabe pensar que sólo podrán venir de la parte de los ingresos. Así, el gasto público español será uno de los más bajos de las grandes economías para 2013, suponiendo sólo el 41,7% del PIB. Sólo Estados Unidos está por debajo de este nivel, con un gasto del 39,4%.

En el sentido contrario, España es uno de los países con un nivel más bajo de ingresos del Estado, que para los próximos tres ejercicios estará algo por encima del 36% del PIB, cuando Francia superará el 50%, e Italia y Alemania están próximas al 45%.

Pese a esta agorera visión, en el informe del FMI aún se encuentran datos para el optimismo o, al menos, salvavidas que alejan los temores de que España necesite echar mano de un rescate en los próximos meses. La primera, y fundamental, que España es uno de los países que menos necesidad de financiación tiene para este año. Según los cálculos del FMI, España necesita alrededor de un 19,3% de su PIB este ejercicio (debido al vencimiento de la deuda). Sólo Alemania, de entre las grandes economías del euro, necesita aún menos financiación (un 11% del PIB).

Mientras, el nivel de deuda de España continúa siendo uno de los más bajos de su entorno, por debajo del 70% hasta 2014, según estima el Fondo, que es incluso más positivo en este aspecto que el Gobierno, ya que calcula para este año casi cinco puntos menos de deuda. El endeudamiento medio de los países avanzados en este periodo se mantendrá por encima del 100%, con los países conocidos como "periféricos" superando ampliamente este nivel. En este sentido, Mauro recordó que la situación de España ha sido comparativamente mejor que la del resto de países, lo que le ha valido este margen de actuación.

En cuanto al nivel de deuda, las previsiones del Fondo marcan un hito en la historia económica mundial y, en particular, en la estadounidense, al asegurar que para el próximo ejercicio su nivel de deuda superará el 100% de la economía. EEUU no vivía una situación similar desde el final de la Segunda Guerra Mundial, cuando llegó a sobrepasar también ese techo de deuda para reducirlo rápidamente.

El país tendrá además un 10,8% de déficit, el mayor de las grandes economías, y hay pocos visos de contenerlo en los próximos años con las medidas actuales. Hoy, el presidente de EEUU, Barack Obama, anunciará un nuevo plan de ajuste que tocará tanto impuestos como recortes para atajar esta situación.

Más noticias de Política y Sociedad