Público
Público

Tras las huellas de los dinosaurios por Colunga, Villaviciosa y Ribadesella

La visita al Museo del Jurásico de Asturias, en San Juan de Duz (Colunga), se complementa con el descubrimiento in situ de viejas huellas de dinosaurio en las playas de Merón, Tazones o La Griega

PÚBLICO

Interactivo y sorprendente. Original y pensado especialmente para quienes viajan en familia. El Museo del Jurásico de Asturias, el MUJA, tiene forma de huella tridáctila de dinosaurio, y encierra en su interior una veintena de réplicas de gran tamaño, además de su riqueza original en icnitas, restos de vertebrados, fósiles vegetales y más de 6.000 elementos de invertebrados procedentes exclusivamente del Jurásico asturiano. Se visita de manera individual o en grupo, y además cuenta con un aula en la que se puede participar, con cita previa, en talleres didácticos familiares, con lo que el éxito está asegurado.

Enclavado en un lugar de ensueño, el MUJA está al borde del mar, y junto a él se extiende un pequeño bosque con más de 6.000 plantas en el que los "buscadores de dinosaurios" pueden llevarse más de una sorpresa. Muy cerca, además, se encuentra Lastres, un lugar ideal para disfrutar del encanto de un pueblo marinero y de la mejor gastronomía asturiana.

Eso sí, una vez interiorizado el proceso de la vida en el planeta Tierra en el Jurásico, cuando vivieron en él los dinosaurios, lo mejor es seguir buscando sus huellas in situ por diferentes puntos de la geografía asturiana, algo que conviene hacer con una buena documentación de la Ruta de los Dinosaurios, que puede demandarse en cualquier oficina de turismo asturiana, y, si es posible, acompañados de un experto. La playa de Merón, el Faro, la playa y el puerto de Tazones, la playa de La Griega y el acantilado de Tereñes son los principales puntos de interés de un territorio siempre próximo al mar y lleno de alicientes.

Sucedió hace 250 millones de años, pero sus huellas están todavía entre nosotros.





www.museojurasico.com

Más noticias de Política y Sociedad