Público
Público

La inmobiliaria Nozar se declara en bancarrota

La compañía se suma así a la lista de grandes compañías del sector que se han declarado insolventes

EUROPA PRESS

La inmobiliaria Nozar presentó hoy la solicitud de concurso voluntario de acreedores ante el juzgado de lo Mercantil número 2 de Madrid, tras cerrar sin acuerdo cuatro meses de negociación con sus bancos y acreedores para intentar reestructurar su deuda de 700 millones de euros, informaron fuentes de la empresa.

La compañía de la familia Nozaleda se suma así a la lista de grandes compañías del sector que se han declarado insolventes desde que estalló la burbuja inmobiliaria, como son Llanera, Martinsa Fadesa, Habitat, Tremón, Aifos, Constructora Pedralbes, Edisan, Obrum, DHO y Begar, entre otros.

La empresa no ha podido hacer frente a los 700 millones que adeuda

Nozar estaba inmersa desde el pasado mes de mayo en un proceso de negociación con acreedores gracias a la reciente reforma realizada en la Ley Concursal. La inmobiliaria fue una de las primeras que se acogió a una de las principales novedades de esta ley, la que favorece la posibilidad de que las empresas se refinancien antes de entrar a concurso, mediante la apertura de un plazo de tres meses para negociar un calendario de pagos de deuda con sus acreedores.

En una carta remitida a sus trabajadores, la empresa explica que con la presentación del concurso persigue "ayudar a resolver todos los problemas que en este momento paralizan la actividad de las dos sociedades".

En cuanto al origen de la decisión, los Nozaleda apuntan en la carta sus problemas, "sobre todo de liquidez y falta de ingresos", a la "inactividad general y, en concreto", del sector inmobiliario. Asimismo, argumentan que la referida demanda de concurso necesario que Avalantransa les interpuso a comienzos de año "perjudicó a las negociaciones con la banca y a la imagen y marca del grupo, produciendo anulaciones de ventas y otro tipo de daños".

"A pesar de ello, hemos conseguido hacer un número muy importante de operaciones empresariales que nos han permitido reducir nuestra deuda y mejorar nuestra situación de forma considerable. Pero ello no ha sido suficiente por lo que por responsabilidad debemos presentar concurso de acreedores de Nozar y de Lena Construcciones", indica la misiva.

Nozar estaba inmersa desde el pasado mes de mayo en un proceso de negociación con acreedores que posibilitó una reciente reforma realizada en la Ley Concursal.

La inmobiliaria fue una de las primeras que se acogió a una de las principales novedades de la modificación de esta ley, la que favorece la posibilidad de que las empresas se refinancien antes de entrar a concurso, mediante la apertura de un plazo de hasta cuatro meses para negociar un calendario de pagos de deuda con sus acreedores.

Se da la circunstancia de que Nozar se acogió a esta cláusula de la Ley Concursal apenas una semana después de superar en los tribunales una solicitud de concurso necesario interpuesta por Avalantransa, uno de sus acreedores.

 

Más noticias de Política y Sociedad