Público
Público

La inmobiliaria Proinsa quiere declararse insolvente

Los administradores, que deben 313 millones, intentan no perder la gestión

A.T. / AGENCIAS

"Construimos hogares. Promovemos sueños". A finales de 2006, ese era el eslogan de Promociones Inmobiliarias del Pisuerga (Proinsa), firma del Grupo Martínez Núñez. En la época del auge del ladrillo, de la primera parte del eslogan se encargaba Teconsa, la constructora del grupo, que entró en concurso (antigua suspensión de pagos) el pasado 1 de septiembre tras ser estimadas por los juzgados las peticiones de varios acreedores. Con las grúas paralizadas, la rama promotora, Proinsa, parecía abocada a seguir sus pasos. Sin embargo, los administradores de Proinsa van a intentar llegar a la declaración de insolvencia sin que los juzgados les quiten la gestión.

Para ello se han acogido a una de las posibilidades que ha abierto la nueva Ley Concursal: han comunicado al Juzgado de lo Mercantil número 4 de Madrid que están negociando un acuerdo con sus acreedores, a los que adeudan 313 millones de euros, según informa Efe.

Los expertos creen que hay que medir el bienestar no sólo económicamente

La normativa da ahora un plazo de tres meses para negociar un convenio anticipado de pagos, con el objetivo de agilizar el procedimiento posterior de insolvencia. Algunos acreedores de Proinsa han solicitado ante los juzgados el concurso necesario de la promotora, que en el caso de estimarse supondría la pérdida de las facultades de gestión, tal como ocurrió con Teconsa. El nombre de esta se ha visto relacionado con la trama Gürtel por presuntas adjudicaciones irregulares de obras.

Proinsa cuenta con promociones en Madrid, Castilla-La Mancha, Galicia, Cantabria y Andalucía. A finales de 2006, tenía 1.797 viviendas en construcción y reserva de suelo para otras 7.209, además de 4.046 plazas de aparcamiento. La firma invertía al año el doble de lo que ingresaba.

Más noticias de Política y Sociedad