Público
Público

Jorge Volpi dice que "el Crack sigue vigente en términos de amistad y complicidad"

EFE

El escritor Jorge Volpi (Ciudad de México, 1968), ha afirmado hoy en Ávila que la llamada Generación del Crack, a la que pertenece, "sigue vigente en términos de amistad y de complicidad", aunque "quince años después, sus integrantes han ido desarrollando su propio trabajo individual".

"El Crack sigue vigente en cuanto a que seguimos viéndonos", ha dicho Volpi a los periodistas antes de impartir una conferencia sobre su libro "En busca de Klingsor" (1999) en el Campus de la Universidad de Salamanca en Ávila.

"Soy muy afortunado de tener amigos tan talentosos", ha comentado el escritor mexicano, quien ha recordado que recientemente compartió cena, con motivo de la Feria del Libro de Guadalajara, con tres de sus integrantes: Pedro Palou, Ricardo Chávez e Ignacio Padilla.

Sobre la obra que hoy centraba la conferencia, con la que consiguió en 1999 el Premio Biblioteca Breve de Novela de Seix Barral y que escribió en Salamanca mientras estudiaba el doctorado, Volpi ha reconocido que es el libro que le "cambió la vida".

"Recuerdo los temas que me preocupaban en aquella época y que siguen siendo importantes en estos días, sobre todo esa clara voluntad de estar en contra de las verdades absolutas", ha afirmado el escritor, quien ha añadido que la relación entre ética y ciencia que aparece en "En busca de Klingsor" sigue siendo "de completa actualidad".

En este sentido, Volpi ha apuntado que "hoy mismo empezaban a anunciarse nuevos descubrimientos en torno a la posible existencia y comprobación del bosón de Higgs, que termina siendo una de las últimas consecuencias de ese modelo estándar de la física que en la novela de Kingsor narraba como nazi".

Sobre su pasión por la ciencia, el escritor ha señalado que se aficionó a través del programa televisivo Cosmos, de Carl Sagan, y ha reconocido que quiso ser científico, pero "por diversas razones no fue posible y ahora, escribiendo ficción que tiene que ver con la ciencia, ha sido la manera de recuperar ese mundo perdido".

La ciencia también está presente en su último trabajo, "Leer la mente" (2011), que a diferencia de "En busca de Klingsor", tal y como ha explicado, "es un ensayo centrado en el funcionamiento del cerebro cuando estamos frente a la ficción".

Volpi se ha mostrado "muy cómodo" escribiendo ensayo y novela, si bien ha comentado que le gustaría "escribir algún día una pieza de teatro o un guión de cine".

Más noticias