Público
Público

Lieberman no acepta "congelar" los asentamientos

El ministro de Exteriores israelí defiende el "crecimiento natural" de los colonos hebreos en los territorios ocupados

PÚBLICO.ES / EFE

La diplomacia israelí ha vuelto a chocar con la de la nueva administración de Obama. En la primera visita de Avigdor Lieberman, ministro de Asuntos Exteriores de Israel, a Washington las discrepancias entre ambos gobiernos sobre los asentamientos de colonos israelíes en los territorios ocupados de Palestina volvieron a salir a la luz.

Lieberman defendió su postura ante la secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, de no detener la expansión de los asentamientos en Cisjordania. "No podemos aceptar esta visión de congelar completamente los asentamientos. Considero que debemos mantener el crecimiento natural", como dijo el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu en su discurso el pasado domingo, recordó Lieberman en una rueda de prensa conjunta tras su reunión con Clinton.

"Creo que esta posición, esta visión, este enfoque está muy claro", agregó el ministro de Exteriores israelí, quien reiteró lo que dijo el martes en Luxemburgo: Israel está preparada para iniciar "inmediatamente" un diálogo directo con los palestinos.

Lieberman, además, destacó que su intención es mantener el rumbo acordado con la anterior administración del presidente George W. Bush sobre la construcción de los asentamientos.

Israel alega que recibió el visto bueno del Gobierno de Bush a la expansión de algunos asentamientos ya existentes en una carta que dirigió el ex presidente de EEUU en 2004 al entonces primer ministro israelí, Ariel Sharón.

La secretaria de Estado de EEUU, por su parte, insistió en que el Gobierno del presidente Barack Obama quiere que Israel suspenda la construcción de asentamientos.

"Queremos ver un cese en (la construcción de) los asentamientos. Consideramos que esto es una parte importante y esencial de los esfuerzos que perseguimos por alcanzar un acuerdo de paz integral y la creación de un Estado palestino (que conviva) junto a un Estado judío israelí", señaló.

También dijo que no hay acuerdos "informales o verbales" de la anterior administración con Israel que el Gobierno deba cumplir. Clinton explicó que el enviado especial de EEUU para Oriente Medio, George Mitchell, abordará las diferencias y preocupaciones existentes en las próximas semanas cuando intensificará sus gestiones para impulsar cuanto antes las negociaciones.

Netanyahu sentó el domingo las bases para reanudar las negociaciones de paz al apoyar por primera vez la creación de un Estado palestino, aunque con condiciones.

El primer ministro exigió en su discurso que los palestinos reconozcan a Israel como un Estado y descartó el control compartido de Jerusalén, demandó la desmilitarización y no se comprometió con el cese de la construcción de los asentamientos.

EEUU ha valorado el discurso del líder israelí, porque, aunque impone condiciones, existe ahora por primera vez un objetivo común, el de perseguir la solución de dos Estados. Sin embargo, el discurso ha sido duramente criticado por los palestinos y países árabes y ha generado la duda de si esas condiciones permitirán avanzar en el proceso de paz.

Pero Clinton se mostró confiado en que hay espacio para acercar posiciones, al recordar que varios primeros ministros israelíes de diferentes partidos comenzaron las negociaciones en un punto y luego cambiaron sus posturas.

Subrayó que EEUU "nunca hará nada para socavar la seguridad de Israel", pero también "apoya un Estado palestino viable", y no considera que estos dos objetivos sean incompatibles, sino que son "elementos críticos para una paz segura e integral", aclaró.

Clinton y Lieberman también abordaron en su reunión el tema de Irán, y reiteraron la necesidad de que Teherán cumpla con sus obligaciones internacionales y suspenda sus actividades relacionadas con el enriquecimiento y reprocesamiento de uranio.

Más noticias de Política y Sociedad