Público
Público

"Estamos más cerca de la élite de Europa"

Guardiola traspasa el protagonismo del éxito a sus jugadores

RUT VILAR

La carcajada de Etoo escenificó la alegría del Barça. Las lágrimas de Sylvinho, la felicidad del fútbol. El grito de Guardiola fue simplemente el último guiño de la gloria. La voz desgarrada de un trébol apegado a una única vía: el buen gusto. "Cuando te llegan cosas así, no sabes ni cómo celebrarlo", reflexionaba el camerunés. Pep se retiró de los focos. Su figura cosmopolita permaneció inmóvil lejos del bullicio hasta que Henry le recuperó para la fiesta.

El francés le entregó la Copa de Europa y Pep levantó hasta el infinito. Allí donde el creyente Etoo encontraba respuestas: "Creo que arriba hay un dios y es justo. Se me negaba el gol y hoy (por ayer) me lo ha regalado". El pase de Iniesta y la definición de Etoo aunó discursos. "Los diez primeros minutos nos han dominado. No nos han dejado tener el balón", expresaba Puyol. "Han salido mejor que nosotros", reconocía el de Fuentealbilla. El gol expuso una nueva lectura del partido. "Sabíamos que el juego lo teníamos que tener por dentro". Iniesta lo explicó después de exhibir, junto a Xabi, su propuesta en el Olímpico. Su sinfonía. La de los bajitos. La pareja que, junto a Puyol, sólo gana finales.

"Estamos en lo más alto. Este título es el broche perfecto a una temporada espectacular". Iniesta abrió la cascada de adjetivos de una noche especial. "Lo que hemos conseguido es algo histórico", defendía Piqué, el jugador que, en el camino de ida y vuelta a Barcelona, ha pescado dos Champions.

Entre resoplidos, el castellano musical de Henry delató al culpable. "Guardiola llegó con ganas de convencernos de que podíamos ganar todo". "Yo he sido simplemente el escogido", se defendía Pep. "Mi suerte ha sido tener a jugadores con mucho talento", argumentaba el técnico del triplete. "Ya estamos más cerca de la elite en Europa. No son las nueve del Madrid, pero ya tenemos tres", reflexionaba Pep.

El último título abrió, de inmediato, el debate. ¿Es este Barça mejor que el mítico Dream Team? "Es algo más que aquel equipo. Es el mejor Barça de la historia", defendía con vehemencia Koeman, el héroe de la primera Copa de Europa del Barça. El ideólogo de aquella noche prefiere la esencia a la comparación. "Este Barça ha jugado todo el año muy bien. Siempre yendo al ataque y marcando goles", asevera Cruyff.

Cerca de él, en el palco, Rodríguez Zapatero se olvidó del protocolo con cada gol. Una euforia que después transmitió en sus palabras. "El Barça es el mejor equipo de Europa y del mundo", defendía el presidente. Tras su declaración de intenciones, Zapatero incidió en Messi. "Remata bien hasta de cabeza. Cuando el nivel y la calidad están tan extendidas en el grupo, todo se contagia. Este si es un equipo de ensueño". Un grupo que, desde ayer, reina en Europa.

Más noticias de Política y Sociedad