Público
Público

Lo mejor de 'La Base', recopilado: desde los vínculos entre Putin y Vox hasta la guerra interna del PP

'Público' vuelve a recuperar los mejores momentos de 'La Base'.  Traemos de vuelta lo más consumido por los espectadores en esta primera temporada del espacio de datos, análisis y actualidad política presentado por Pablo Iglesias.

Pablo Iglesias en La Base
Pablo Iglesias, en La Base. / PÚBLICO

La Base se despide hasta la vuelta del verano. Desde Público recopilamos los mejores momentos de esta temporada hasta que regrese este espacio dedicado a la actualidad política y el análisis.

Pablo Iglesias, la ministra Montero y manipulaciones en vivo

Entre bulos sobre la ministra de Igualdad, Irene Montero, vertidos desde los espacios matinales conservadores (Espejo Público y El Programa de Ana Rosa), Joaquín Pratt, el presentador de Cuatro al Día, aportaba informaciones falsas y nuevos elementos de controversia. 

Desde los canales de televisión se orquestó una campaña contra Irene Montero por, primero, unas declaraciones manipuladas sobre la tragedia de Melilla y, luego, por los viajes que el ministerio de Igualdad organizó para poder compartir en Estados Unidos la agenda política feminista que se estaba desarrollando en España. Joaquín Prat aprovechó para hablar en su programa sobre una supuesta falta de "oficialidad" de los viajes. Cuando el periodista Fernando Garea le recrimina al presentador que sí se trataban de viajes oficiales, Prat sequía insistiendo en el bulo. 

Iglesias, sobre la manipulación en torno a la ministra Montero: "Mintió dos veces"

Desde La Base, Manu Levin y Pablo Iglesias pusieron en tela de juicio la profesionalidad y la falta de ética en el periodismo que encarna el conductor del programa de Cuatro. "Mintió dos veces", recordaba Pablo Iglesias. "La primera vez, al haber dicho que no se trataban de viajes oficiales; la segunda, al haberle dicho al portavoz de Podemos en Castilla y León, Pablo Fernández, que «no sabía si era un viaje oficial o no era un viaje oficial» cuando el de Podemos desmontó su bulo en directo", desarrolló.

"Si en este país hubiera decencia, no volvía a presentar un programa de televisión nunca", añadía Pablo Iglesias. "Estos tipos han recibido subvenciones públicas, dinero de los españoles", recalcó.

Cuando los militares se negaban a enviar armas

En las primeras semanas de haber estallado la guerra entre Rusia y Ucrania, Pablo Iglesias rordaba a varios militares con experiencia de guerra que sostenían que el envío de armas a la población civil era "contraproducente". 

"Los mismos que, con entusiasmo, promueven el envío de armas en nombre de la democracia, nos dicen que hay que seguir comprándole gas a Putin porque hay que ser pragmático", explicaba. 

El mismo programa contó con la presencia y la experiencia de Julio Rodríguez, ex-JEMAD, y de Enrique Vega, coronel de infantería retirado, para hablar sobre el envío de armas para uso civil en plena escalada bélica.

De cuando la tele no hablaba sobre Putin y Vox

"La Eurocámara ha hecho público un informe que demuestra la financiación rusa a los partidos de la ultraderecha europea". Así comenzaba Pablo Iglesias a hablar sobre cómo el comité especial del Parlamento Europeo votó favorablemente que Konstantin Malofeyev, un oligarca ruso que apoya a Putin, financiase a la organización Hazte Oír, que mantiene vínculos estrechos con Vox. "Les conozco bien porque eran los que montaban las concentraciones a la puerta de mi casa", afirmaba Iglesias.

Iglesias, tras haberse hecho público el informe sobre la financiación rusa de los partidos de extrema derecha en Europa: "¿Cómo puede ser que esto haya pasado desapercibido por los medios?"

"¿Cómo puede ser que esto haya pasado desapercibido por los medios?. No solo sabemos que un grupo armado iraní, que estuvo en la lista de organizaciones terroristas de EE.UU., el Consejo Nacional de la Resistencia de Irán, pagó el sueldo de Abascal y otros dirigentes de VOX. Ahora sabemos que VOX estaría vinculado, a través de Hazte Oír, con oligarcas afines a Putin que financian a la ultraderecha", exponía Pablo Iglesias. "¿Cómo es posible que de esto no se hable en la tele?. ¿Cómo es posible que la justicia no esté investigando estos vínculos de VOX y sus grupos de apoyo?", se cuestionaba.

Ayuso y su nuevo partido político

"¿Y si Ayuso monta un nuevo partido?". Es lo que Pablo Iglesias se pregunta en medio de la guerra interna del Partido Popular, en la que Pablo Casado e Isabel Díaz Ayuso se acusaban mutuamente y se enfrentaban por el liderazgo del partido.

"Es obvio que estamos ante una guerra interna entre corruptos por ver quien manda en el PP. Es obvio que Ayuso no va a lograr hacerse con el aparato del PP en manos de Casado", afirmaba Pablo Iglesias. "Es obvio, lo dicen todas las encuestas, que Ayuso gusta más al electorado del PP y de VOX que Casado", recalca. Y, ante esas premisas, Iglesias daba un repaso a los poderes mediáticos afines (y no tan afines) a cada uno. 

Pablo Iglesias hacía su valoración de la situación: "Veo muchos ingredientes para que Ayuso se atrinchere en la Comunidad de Madrid, desde donde puede regar de dinero a muchos medios y convertirse en la candidata del nuevo 'trumpismo' hispano". 

La brillantez de Margarita Robles

Margarita Robles dijo que "no todo el mundo sabe de todo". Y Pablo Iglesias sostuvo a su vez que esas palabras habían sido pronunciadas por la ministra de Defensa para sostener otra cosa: que el Presidente dirige la política exterior y de defensa.

"España no es una república presidencialista", agregaba Iglesias , no sin detallar que la ministra Robles sabe mucho de derecho y comunicación política. "Nada hay más inteligente que asociar al presidente, cuyo electorado es progresista, con fragatas y cazas. Muy bien visto ministra", ha recalcado. "Es brillante pensar que la gente progresista en general, y la gente del PSOE en particular, son unos cínicos que van a estar encantados de mandar solados españoles a la guerra para que Marruecos nos haga de antidisturbios en la frontera", apostillaba con ironía.

Para terminar, Iglesias le achacaba a la ministra la simpatía que genera en el espectro de la derecha y envíaba un mensaje: "Qué gran genialidad dejarte querer por la derecha mediática, que para lo único que trabaja es para hacer caer al gobierno de coalición".

Más noticias