Público
Público

Muere el padre de la democracia argentina

Raúl Alfonsín fue el primer presidente después de siete años de dictudura militar

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ex presidente argentino Raúl Alfonsín ha muerto en Buenos Aires a los 82 años, en su casa en Buenos Aires, rodeado de su familia y correliginarios políticos, víctima de una neumonía agravada por un cáncer pulmonar que le aquejaba desde 2007, informó su médico personal, Alejandro Sandler.

Argentina ha decretado tres días de luto, y las banderas se izarán a media asta las banderas en los edificios públicos. Los restos de Alfonsín serán velados a partir de este miércoles en el Parlamento argentino, con todos los honores. La familia del ex jefe de Estado dispuso que los restos mortales de Alfonsín sean enterrados en el cementerio del barrio porteño de Recoleta el próximos jueves al mediodía.

'Lamentablemente a las 20:30 hora local (23:30 GMT) el doctor Alfonsín ha fallecido. Murió tranquilo, con mucha paz y en su domicilio, acompañado por todos sus familiares, como él quería', aseguró Sandler.

El médico comentó que el ex jefe del Estado (1983-1989) 'estaba dormido' cuando se produjo el deceso y recordó que Alfonsín, que padecía un cáncer pulmonar con metástasis ósea, 'tuvo un cuadro de neumonía aspirativa en los últimos días y ello causó su muerte'.

La última aparición pública de Alfonsín había sido a principios de octubre, cuando acudió a la inauguración de un busto con su efigie en el salón que recuerda a los ex presidentes en la sede del Gobierno, un acto que encabezó la jefa del Estado, Cristina Fernández.

El ex mandatario, principal referente de la centenaria Unión Cívica Radical (UCR), hoy en la oposición, fue el gran ausente en los festejos del 25 aniversario de la vuelta del país a la democracia, conmemorados el 30 de octubre del 2008.

Alfonsín, nacido el 12 marzo de 1927 en la ciudad bonaerense de Chascomús, fue el primer presidente democrático después de siete años de dictadura militar (1976-1983).

Cientos de personas se han concentrado de forma espontánea frente a la vivienda del ex jefe de Estado, con velas en las manos y lágrimas en los ojos, y estallaron en vítores cuando el cuerpo del ex presidente fue retirado de su casa.

Tras conocer la noticia del fallecimiento, la presidenta argentina, Cristina Fernández, en Londres para asistir a la cumbre del G-20, ordenó que se decretaran tres días de duelo nacional por la muerte del ex gobernante.

'Su figura está indisolublemente vinculada a la recuperación democrática de Argentina, luego de la dictadura más trágica que tuvimos los argentinos', destacó a la prensa Fernández, visiblemente afectada por la noticia y quien probablemente no podrá asistir a los funerales.

El ex presidente Néstor Kirchner (2003-2007), que se comunicó con la familia, destacó que Alfonsín 'dejó un montón de cosas positivas para el país y siempre estuvo en la misma tribuna diciendo lo que pensaba'.

El peronista Eduardo Duhalde, presidente provisional entre el 2002 y el 2003, se mostró 'conmovido' por la muerte de Alfonsín, de quien recordó el 'servicio que le hizo a la patria en su peor momento, en el 2001, cuando convenció a los suyos de ayudar a salir del trance y que el país se recuperara'.

'Es un pesar común el que sentimos con todo el pueblo argentino por la pérdida de quien dio ejemplo de lucha y de compromiso con el país', apuntó el ex gobernante Fernando de la Rúa (1999-2001), integrante como Alfonsín de la Unión Cívica Radical (UCR), segunda fuerza parlamentaria del país.

Para el también ex mandatario Carlos Ménem, que sucedió a Alfonsín en el poder en 1989, éste fue un 'verdadero amigo, más que adversario político'.

El titular de la UCR, Gerardo Morales, situó a Alfonsín como el líder del 'último proyecto nacional que conoció el país' y 'el mejor presidente de la democracia'.

Elisa Carrió, líder de la opositora Coalición Cívica, consideró que el ex mandatario marcó una bisagra histórica y 'quedará marcado porque hizo política' y 'tenía ética y el sentido épico, heroico de la política'.

El vicepresidente Cobos destacó que éste 'gran defensor de los valores democráticos' se ha marchado en paz y ha ingresado a la historia 'con honores' y como 'el garante de la democracia' argentina.

'Alfonsín nos ha dejado un legado: el respeto por la democracia, los derechos y los valores morales', afirmó Cobos.

Varios ex presidentes suramericanos también expresaron su pesar por la muerte de Alfonsín, como el brasileño José Sarney, el uruguayo Julio María Sanguinetti y el chileno Patricio Aylwin.

La última aparición pública de Alfonsín había sido a principios de octubre, cuando acudió a la inauguración de un busto con su efigie en el salón que recuerda a los ex presidentes en la sede del Gobierno, un acto que encabezó Cristina Fernández.

El ex mandatario fue el gran ausente en los festejos del 25 aniversario de la vuelta del país a la democracia, conmemorados el 30 de octubre del 2008.

 

Más noticias en Política y Sociedad