Público
Público

Un mundo perdido sale a la luz en Granada

Mamíferos de hace dos millones de años sugieren la posible presencia humana

DANIEL MEDIAVILLA

Hace dos millones de años, la región que hoy es Granada recibió una gran oleada de mamíferos procedentes de Asia y África que cambió su paisaje para siempre. Mamuts, hienas, bueyes almizcleros y al menos 24 especies más formaron un grupo animal hasta entonces desconocido en Eurasia. Este mundo perdido de mamíferos se encontró en el yacimiento andaluz de Fonelas.

El descubrimiento, publicado ahora en PLoS ONE por un equipo de investigadores de varias instituciones españolas, pretende cambiar la idea de cómo llegaron a Europa los mamíferos que cambiaron la fauna del continente. Además, sugiere que los humanos colonizaron Europa miles de años antes de lo que se pensaba.

Hasta ahora, se creía que la migración animal a Europa se había producido en tres oleadas que tuvieron lugar entre hace 1,9 millones de años y hace 1,7. El artículo de PLoS ONE señala que una única migración hace unos dos millones de años pudo ser responsable de los cambios en los ecosistemas europeos de los milenios posteriores. Si se asume que nuestros ancestros se hubiesen comportado como el resto de los mamíferos, en aquella migración 200.000 años antes de los homininos de Dmanisi (Georgia) deberían haber llegado a Europa los primeros Homo.

'Nadie se plantea que los Homo evolucionen solos ni se dispersen solos, en particular respecto a la fauna de la que se alimentan', explica el investigador del Instituto Geológico Minero de España (IGME) y director del estudio, Alfonso Arribas. 'Lo razonable es que los Homo, como mamíferos, se dispersasen también en aquel momento', añade. El problema para comprobar esta hipótesis es que todavía no se han encontrado restos humanos. Y hallarlos, dadas las pequeñas poblaciones de los primates, será mucho más difícil que dar con los fósiles de otros mamíferos.

Aunque, según Arribas, encontrar restos humanos no se encuentra entre sus prioridades, el gran potencial de Fonelas hace que no descarte esa posibilidad. Si lo lograse, algunas asunciones sobre la llegada de los primeros humanos a Europa podrían tambalearse, como la vía de entrada: las especies animales más antiguas de origen asiático se han hallado en el suroeste del continente, pero no hay fósiles similares al oeste del Cáucaso. Conclusión: el estrecho de Gibraltar, considerado como entrada poco probable, gana crédito.

Más noticias