Público
Público

La OCU dice que las leyes restrictivas ayudan a rebajar el número de cigarros, no a dejarlo

EFE

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha señalado hoy que las restricciones legales no logran que los fumadores abandonen el tabaco, aunque sí que ayudan a rebajar el número de cigarrillos consumidos.

La OCU basa esta afirmación en los resultados de una encuesta realizada junto con organizaciones de consumidores de Bélgica, Italia y Portugal, sobre una muestra de 8.259 personas, 1.652 de ellos españoles (fumadores, no fumadores y ex fumadores).

El objetivo de la encuesta es recoger opiniones sobre este hábito y la experiencia de quienes lo han dejado y, sobre todo, evaluar la eficacia de las recientes normativas antitabaco.

La encuesta de la OCU recuerda que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el tabaco causa la muerte de una persona cada segundo y resta a los fumadores una media de quince años de vida.

Además, la OMS afirma que las restricciones legales sólo causan algún tipo de efecto en el 8 por ciento de los fumadores, una cifra que sube a 65 por ciento si las campañas informativas se acompañan de fotos macabras (de los pulmones de un fumador, por ejemplo).

"Fumo porque me gusta", es uno de los principales motivos para seguir fumando, según los encuestados por la OCU.

Cuatro de cada diez fumadores españoles afirma que el tabaco le ayuda a relajarse, la cuarta parte opina que es agradable fumar durante las pausas en la jornada laboral y el 62 por ciento "fuma más" si se encuentra con amigos que también fuman, según la OCU.

Los resultados de la encuesta muestran que, en España, el 78 por ciento de los fumadores lo hacen habitualmente y consumen unos 20 cigarrillos al día.

Sólo el 14 por ciento afirma que es insoportable la sensación de quedarse sin tabaco y no tener repuesto.

En los cuatro países de la encuesta, la mayoría de los entrevistados empezó a fumar regularmente a los 18 años y, dentro del grupo de personas que se inician en el tabaco entre los 13 y 17 años, son las mujeres las que se inician antes y consumen más.

La OCU también indica que un fumador español adulto gasta al año por término medio 744 euros, mientras que los jóvenes de entre 15 y 17 años gastan 285 euros anualmente.

El porcentaje de españoles que se sienten molestos por el humo ajeno dentro de un espacio cerrado es más bajo que en otros países, sólo el 45 por ciento (en Italia es el 60 por ciento y el 76 por ciento en Portugal).

Además, la Ley antitabaco no se cumple en su totalidad, ya que la mitad de los fumadores encuestados reconoce haberla infringido al menos una vez en el mes anterior a la encuesta, principalmente en oficinas, bares y discotecas.

Más noticias de Política y Sociedad