Público
Público

El presidente checo admite que es difícil bloquear ahora Lisboa

Reuters

El presidente checo, Vaclav Klaus, abrió el sábado la puerta a resolver su objeción de última hora al Tratado de Lisboa que reforma las instituciones de la Unión Europea y dijo que la carta había llegado demasiado lejos para que él la bloqueara.

Klaus, el único líder de la UE que aún no ha ratificado el tratado, sorprendió al bloque este mes cuando exigió una cláusula de exclusión para proteger a la República Checa de la reclamación de propiedades por parte de los alemanes expulsados del país después de la Segunda Guerra Mundial.

El nuevo obstáculo amenazaba con deshacer los años de delicado trabajo entre diplomáticos que había llevado a la aprobación del tratado por los restantes 26 países miembros.

Sin embargo, el acérrimo euroescéptico dijo al diario Lidove Noviny del sábado que pese a su oposición a la carta, ésta había ido demasiado lejos para que él la detuviera.

"No considero que el Tratado de Lisboa sea algo bueno para Europa, para la libertad de Europa, o para la República Checa", dijo Klaus según fue citado por el diario.

"Sin embargo, el tren ha viajado ya tan rápido y tan lejos que imagino que no será posible detenerlo o darle la vuelta, por mucho que lo deseemos".

El tratado pretende aligerar el proceso de toma de decisiones en el bloque, convertido en algo engorroso desde que el número de países de la UE saltó de 15 a 27 miembros, hasta los 500 millones de personas, cuando se incluyó a la antigua Europa comunista esta década.

Klaus ve el tratado como un intento por crear un superestado europeo que robará a las naciones su soberanía.

El presidente debe esperar un fallo del Tribunal Constitucional sobre un recurso al tratado presentado por un grupo de senadores checos antes de que pueda firmarlo. El tribunal celebrará una audiencia al respecto el 27 de octubre.

Klaus dijo el año pasado que no sería el último hombre en Europa en oponerse al tratado, y la aprobación por los votantes irlandeses en un referéndum este mes pareció despejar el camino para la potencial capitulación del presidente conservador.

Más noticias de Política y Sociedad