Público
Público

Primera víctima de ETA desde la investidura de Patxi López

Desde su investidura el pasado seis de mayo, ETA no se había cobrado ninguna víctima mortal

EFE

El atentado perpetrado este viernes por ETA en el municipio vizcaíno de Arrigorriaga, en el que ha muerto el inspector de Policía Eduardo Pueyes García, es el primero mortal de la banda terrorista desde la investidura de Patxi López como lehendakari, el pasado mes de mayo.

Al día siguiente de la investidura de Patxi López, el pasado 6 de mayo, ETA hizo estallar un artefacto en un repetidor situado en un puerto de montaña del municipio cántabro de Guriezo, limítrofe con el País Vasco, que causó daños materiales en la base de un repetidor y en un muro de un edificio adyacente.

ETA no había vuelto a asesinar desde el pasado 3 de diciembre de 2008 cuando dos pistoleros mataron a tiros en Azpeitia (Guipúzcoa) al empresario Ignacio Uría.

Pueyes era jefe del Grupo de Vigilancias Especiales de la Brigada de Información de Bilbao.