Público
Público

Quedaros con nosotros mucho tiempo, pide Haití a los donantes

Reuters

Haití necesita que el mundo se quede en el país caribeño al menos entre cinco y diez años después del devastador terremoto, dijo el lunes el primer ministro, Jean-Max Bellerive, en su intervención en una primera conferencia de ayuda.

"El pueblo de Haití necesitará más y más y más para completar la reconstrucción", dijo Bellerive en la conferencia, destinada en primer lugar a evaluar las necesidades inmediatas y, después, a empezar a planear la recuperación a largo plazo de Haití.

El encuentro de un día reunió a la secretaria de Estado estadounidense Hillary Clinton; al primer ministro de Canadá, Stephen Harper; al ministro de Exteriores francés, Bernard Kouchner, y otros líderes para comenzar a diseñar una estrategia de reconstrucción tras el seísmo del 12 de enero, que ha matado hasta 200.000 personas y ha dejado a la capital, Puerto Príncipe, en ruinas.

"Incluso en medio de una devastación inimaginable, debemos comenzar a planificar, a dar esperanza donde hay desesperación", dijo el ministro de Exteriores canadiense, Lawrence Cannon, en la sesión inaugural. "Estamos dispuestos a ayudar".

Algunos responsables oficiales dicen que es demasiado pronto para convertir esta reunión en una conferencia de promesas de contribuciones y que primero se necesita responder a una serie de cuestiones básicas.

"Por ejemplo, está la cuestión de si vamos a reconstruir en el actual sitio Puerto Príncipe", dijo Canon a la televisión CBC, diciendo que se deben tener en consideración las fallas geológicas.

Oxfam pidió en la reunión que se condone la deuda externa de Haití, que según dijo asciende a 890 millones de dólares, pero Bellerive indicó que esa no era la principal preocupación de su país aunque liberaría recursos.

"A la vista de las demandas reales que tenemos, nuestra deuda es mínima", dijo Bellerive a la CBC antes de que comenzase el encuentro. "Lo que estamos buscando es un compromiso (de desarrollo) a largo plazo... Por lo menos de cinco a 10 años".

CONFERENCIA DE DONANTES

Clinton, que habló con los periodistas en su avión antes de aterrizar en Montreal, dijo que esperaba que se celebrase una conferencia de donantes con promesas concretas en 30 a 60 días.

"Hay un enorme deseo de ayudar, pero tenemos que crear el mecanismo para que se pueda hacer de forma eficaz y tenemos que conseguir... que el Gobierno haitiano pueda dirigir (el esfuerzo)", dijo.

Preguntada previamente sobre las quejas de que los militares de EEUU habían dominado la ayuda de emergencia, dijo que la ayuda efectiva no habría tenido éxito sin otros activos militares.

"Es más fácil para EEUU llegar allí primero porque Haití es nuestro vecino. Apreciamos el apoyo positivo que hemos oído a nuestros esfuerzos, no sólo hoy, sino en los últimos 10 días", dijo.

Clinton dijo en respuesta a una pregunta que Estados Unidos estaba examinando la posibilidad de incrementar la inmigración procedente de Haití como una opción entre muchas, aunque Bellerive dijo en Montreal que Haití debería ser capaz de ubicar a su propia gente.

"No queremos crear un éxodo", dijo el primer ministro haitiano.

Bellerive dijo que antes del terremoto, Haití ya había presentado un plan de desarrollo y desea relanzar el país por ese camino. "No es una cuestión de volver al status quo", dijo.

El vecino de de isla de Haití, la República Dominicana, propuso el pasado lunes a los donantes internacionales la creación de un programa de asistencia de de 10.000 millones de dólares de cinco años para Haití.

Además de la esperanza de progresos concretos en Haití, en cierta medida los líderes también intentarán que se les vea activos en la tragedia de Haití, para evitar el tipo de críticas que recibieron por reaccionar con lentitud en catástrofes como el tsunami del océano Índico de 2004 o el huracán Katrina en 2005.

Más noticias de Política y Sociedad