Público
Público

‘The New York Times’ también cobrará en Internet

A partir de 2011, los usuarios tendrán que pagar por acceder a todo el contenido

REBECA FERNÁNDEZ

El periódico The New York Times ha anunciado su intención de cobrar por el acceso a su versión on-line a sus lectores frecuentes a partir de 2011, "un paso que está siendo debatido en la industria y que casi todos los grandes periódicos han tenido miedo a dar", apunta a través de su web.

A partir de enero de 2011, los lectores de www.nytimes.com podrán acceder a un determinado número de artículos gratis, pero deberán estar dispuestos a pagar una tarifa plana si quieren tener un acceso ilimitado. Los suscriptores del diario de papel tendrán la posibilidad de acceder a todos los contenidos de la web. Sin embargo, los ejecutivos del diario indicaron que todavía no pueden concretar cuestiones fundamentales como el coste del servicio o el límite para las consultas gratuitas.

Esta no es la primera vez que The New York Times decide cobrar a los usuarios por sus contenidos. En los años noventa cobró a los lectores que consultaban la web desde fuera de Estados Unidos y, entre 2005 y 2007, puso en marcha el servicio TimesSelect, que cobraba por el acceso a los editoriales y las columnas.

Este medio no ha sido el único que ha puesto precio a sus contenidos en la web para luego echarse atrás, ya que también lo han hecho Los Angeles Times, Chicago Tribune y The Washington Post, entre otros.

El hecho de que The New York Times reincida en este comportamiento no es un buen augurio para el periodista, bloguero y profesor de periodismo de la Universidad Rey Juan Carlos José Cervera. "No les ha funcionado antes y no creo que les vaya a funcionar ahora", afirma Cervera, ya que a su juicio "no se puede cobrar por aquello que los demás dan gratis, y porque hay una contradicción intrínseca, puesto que los medios encuentran su influencia en el hecho de que la gente los lea, y si reduces lectores también reduces influencia. Es justamente ir en la dirección contraria a la lógica".

Cervera considera que es aún más difícil que este modelo funcione en un momento de crisis económica y aboga por buscar otros modelos de financiación para los medios on-line, así como afrontar una posible reconversión que implique rehacer los productos que se ofrecen a los usuarios.