Público
Público

Urkullu espera ver cumplidos los objetivos de su Plan de Paz en 2016

La propuesta del Gobierno vasco cuenta con 7 metas entre las que se encuentra el desarme y final efectivo de ETA.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha anunciado este martes que se propone lograr en esta legislatura el fin definitivo de la violencia, el reconocimiento del daño causado y 'hacer sitio a la verdad del otro' mediante el consenso con el resto de formaciones.

En una comparecencia ante los medios de comunicación celebrada en Lehendakaritza, Urkullu ha presentado la propuesta de Plan de Paz y Convivencia 2013-2016 del Gobierno vasco, que cree que supone 'una oportunidad para desarrollar un trabajo que muestre el lado más noble de la política'.

Según ha defendido, 'este es el momento de la política, de demostrar juntos a la sociedad vasca, altura de miras, compromiso y sentido de Estado'. 'Nuestra acción política concertada puede contribuir a un sufrimiento menor de personas concretas, a una vida mejor y a una convivencia mejor', ha insistido.

Asimismo, ha destacado que el texto presentado es un documento abierto 'fruto de muchos trabajos previos' y ha destacado el nuevo contexto que se vive tras el cese definitivo de la violencia de ETA, para afirmar que es momento de 'luchar por consolidar la paz y mejorar la convivencia'. A su juicio, es necesario abordar tres grandes tareas como es lograr el fin definitivo de la violencia, el reconocimiento del daño 'injusto causado' y el de 'hacer un sitio a la parte de verdad del otro'.

La propuesta del Gobierno vasco está estructurada en tres partes: proyecto, 'Del malestar al bienestar'; proceso, 'De la desconfianza a la confianza'; y programa, 'del desencuentro al encuentro'. Cada una de ellas cuenta con 18 iniciativas.

El borrador podrá recibir aportaciones de partidos políticos y agentes sociales hasta el 20 de septiembre.

Se trata de un borrador que podrá recibir aportaciones hasta el 20 de septiembre, tanto por parte de los partidos políticos como de agentes sociales. Está previsto que se presente el texto definitivo el próximo mes de octubre.

Con este texto, el Gobierno vasco espera en el año 2016 poder ver cumplidos los siete objetivos del plan de actuación que pasan por el desarme y final efectivo de ETA, constatación de todas las vulneraciones de derechos humanos, reconocer y reparar a todas las víctimas, impulsar una política pública de memoria, promover acuerdos para una nueva política penitenciaria, alcanzar consensos básicos de encuentro sociopolítico y avanzar en una cultura de encuentro social.

Para ello, ha subrayado la necesidad de alcanzar consensos, algo que ha reconocido que no es 'tarea fácil' y ha informado de que este martes se trasladará al Parlamento vasco el documento, que incluye tres propuestas, denominadas 'microacuerdos', dirigidos a conseguir el apoyo de los principales grupos parlamentarios en el seno de la Ponencia de Paz y Convivencia de la Cámara.

Tras reconocer las 'dificultades de inicio' en el seno de la Ponencia, ya que no cuenta con la participación del PP, Urkullu ha defendido que el grupo de trabajo está sustentado sobre las bases que aprobaron los 'populares' en la pasada legislatura y cree que los partidos serán capaces de 'superar estas reticencias' y que el PP finalmente participará en la Ponencia.

Urkullu ha explicado que la metodología de trabajo del plan pasa por la búsqueda de 'acuerdos plurales' o microacuerdos, 'desde el realismo y la efectividad, que permitan construir una perspectiva final de consenso básico sólido y consistente'.

El lehendakari ha destacado que el plan deposita en el Parlamento vasco un acuerdo político, para generar un 'clima de confianza básica', con unas líneas de actuación que pasan por avanzar en la Ponencia de Paz o impulsar un programa propio de reintegración social para presos.

Respecto a la acogida que va a tener su propuesta sobre política penitenciaria en el Gobierno central --competente en esta materia--, Urkullu ha reconocido que su Gobierno va a trabajar 'más en base al deseo que a la confianza' reivindicando la transferencia de la competencia de prisiones, el acercamiento de presos a las cárceles vascas o la normalización de acceso a beneficios penitenciarios, entre otras.

Otra de las iniciativas que plantea el Plan es la elaboración con el Departamento de Seguridad de un proceso formativo y participativo de los agentes desde la Ertzaintza para realizar una propuesta de compromiso social por la convivencia y por los derechos humanos.

Por otro lado, apuesta por crear un grupo de trabajo sobre la tortura para elaborar un estudio a lo largo del año 2014 para adoptar las medidas de reconocimiento, preparación y prevención que sean necesarias y plausibles a la luz de las conclusiones de este estudio.

En el eje del futuro, el aspecto principal es 'prevenir' y para ello ve 'fundamental' alcanzar un 'acuerdo plural que explicite los contenidos socioeducativos básicos para impulsar una nueva cultura de convivencia y encuentro social'.

Más noticias en Política y Sociedad