Público
Público

Zaragoza se prepara para la crecida del Ebro

El caudal del río, que puede alcanzar los 2.300 metros cúbicos por segundo y una altura de 5,7 metros, llegará el lunes a la capital aragonesa, en alerta naranja.

Voluntarios de Cruz Roja acompañan a una mujer hasta su casa por las calles anegadas del casco histórico de Tudela (Navarra). EFE/Villar López

EFE

ZARAGOZA.- A las 10.00 horas de este domingo, 1.676 metros cúbicos de aguar por segundo hacía crecer el caudal del río Ebro hasta los 6,68 metros. No es la peor marca que ha registrado la localidad navarra de Castejón. El viernes, en el pico de la crecida del río, alcanzó los 2.400 m3/s y una altura de 7,80 metros, según los datos que ofrece la web de la Confederación Hidrográfica del Ebro.

Aunque el resto de localidades navarras respiran ya tranquilas fuera de la alerta roja, Castejón sigue en vilo y el Gobierno aragonés empieza a mirar a la capital, Zaragoza, que espera la punta de crecida del Ebro este lunes con un caudal que puede alcanzar los 2200-2.300 metros cúbicos por segundo y a una altura del agua de 5,50-5,70 metros, según han informado fuentes de la Confederación Hidrográfica del Ebro.

El Ayuntamiento de la ciudad ha activado este domingo la alerta naranja ante "la inexactitud y baile de cifras" sobre la avenida y ha movilizado a los 130 agentes de la Unidad de Apoyo Operativo de la Policía Local.

El Consistorio prevé que se corte el tráfico en un tramo del tercer cinturón y pedirá al Ministerio de Defensa que los vecinos de la pedanía rural de Alfocea, que están aislados desde esta mañana, puedan atravesar un terreno militar para poder salir del barrio.

La cresta de la crecida se está demorando ya desde su entrada en Castejón y, aunque estaba previsto que el máximo caudal en la capital aragonesa llegara esta madrugada, finalmente no lo hará hasta el lunes. Desde mañana habrá caudales bastante altos en Zaragoza, donde la punta de crecida permanecerá bastantes horas, como está pasando aguas arriba.

En Novillas, el primer pueblo que se encuentra el Ebro a su entrada en Aragón el nivel del agua está descendiendo, pero no en Boquiñeni y Pradillas donde continúa alto.

El mes pasado, en Zaragoza el caudal era de 229 metros cúbicos por segundo de media y la altura de 1,40 metros. A las ocho de la tarde del sábado, el caudal era de 1.916 metros cúbicos por segundo y la altura de 5,02 metros.

Noche de vigilancia

 

El Gobierno de Aragón no ha dejado de vigilar el curso del río más caudaloso de España durante toda la madrugada. El consejero de Política Territorial e Interior, Antonio Suárez, insiste en que "lo más importante es la seguridad de las personas", por lo que efectivos de bomberos de la provincia de Zaragoza, de la Unidad Militar de Emergencias (UME), de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) y de la Sociedad Aragonesa de Gestión Agroambiental (SARGA), entre otros, continúan así trabajando para paliar los efectos de la riada del Ebro y preparan la llegada de la crecida a la capital aragonesa.

La presidenta de Aragón, Luisa Fernanda Rudi, visitó el sábado las zonas afectadas por la avenida antes de presidir una nueva reunión del Centro de Coordinación Operativa en Emergencias (CECOP), formado por los Departamentos del Ejecutivo regional con competencias en esta materia, la Delegación del Gobierno en Aragón, la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), la Guardia Civil, la Policía Nacional, la Policía Local de Zaragoza y los bomberos de la ciudad y la provincia de Zaragoza, así como Cruz Roja y los presidentes comarcales de toda la ribera del Ebro.

Tras esta reunión, el Gobierno aragonés informó de que en Novillas, por donde ya ha pasado la punta de la crecida, permanecen una sección de la UME y un equipo de SARGA, dedicados a achicar agua.

Tabajos para evitar que el río Ebro se desborde a su paso por la localidad zaragozana de Pradilla, donde muchos los vecinos, que han estado toda la noche pendientes del nivel de las aguas, han sido desalojados como medida preventiva. EFE/Javier Belver

Las motas de contención están aguantado el caudal del Ebro y la noche ha transcurrido en los pueblos de la ribera zaragozana "sin sobresaltos", según ha manifestado el consejero de Agricultura y Medio Ambiente, Modesto Lobón, si bien preocupa la situación en Cabañas de Ebro por las filtraciones en la mota.

En unas declaraciones facilitadas por el Gobierno de Aragón, Lobón ha destacado que el nivel del río no ha aumentado esta noche, aunque tampoco ha bajado, y que las motas "están resistiendo bien".

El consejero ha precisado que los mayores problemas se concentran ahora en Cabañas de Ebro por las filtraciones, que están siendo achicadas "permanentemente", si bien la mota "es muy potente" y se está reforzando colocando sacos terreros encima.

Desalojos 

Miembros de Proteccion Civil ayudan a varias personas en el Casco Viejo de Tudela, coincidiendo con la máxima crecida del Rio Ebro, donde se han inundado las calles de la ciudad. EFE/Jesús Diges.

Miembros de Proteccion Civil ayudan a varias personas en el Casco Viejo de Tudela, coincidiendo con la máxima crecida del Rio Ebro, donde se han inundado las calles de la ciudad. EFE/Jesús Diges.

Ayer fue desalojado más de un millar de vecinos de Pradilla y Boquiñeni y los que han pasado la noche en los polideportivos de Tauste y Luceni están bien, y han estado atendidos en todo momento por los servicios sociales, "con ganas de volver a sus casas cuanto antes", ha apuntado el consejero.

Lobón ha indicado además que en Boquiñeni se está construyendo un puente para dar solución a la rotura controlada ayer de la carretera con el fin de que el agua del Ebro pudiera fluir hacia los campos de cultivo en lugar de entrar al núcleo urbano de la localidad.

Según ha informado el Gobierno de Aragón, el CECOP está reunido desde las 09.00 horas para hacer el seguimiento de la crecida del Ebro.

Durante la noche, el amplio operativo dispuesto por Protección Civil ha estado controlando toda la ribera del Ebro, con especial atención en los municipios aguas arriba de Zaragoza.

El consejero de Política Territorial e Interior, Antonio Suárez, ha visitado de madrugada los municipios que concentran las incidencias más destacables, Cabañas de Ebro y Alcalá de Ebro.

Más noticias