Una de las plantas más hermosas para tener en nuestro jardín o en nuestra casa es el jazmín. Además, el aroma de sus flores resulta tan agradable como inconfundible. Hay más de 200 especies de este género de planta, así que puedes tener varios tipos y disfrutar de su belleza escogiendo el más adecuado para el lugar en el que vivas.

Hoy te contamos cómo cuidar un jazmín si te animas a alegrar con esta maravillosa planta tu hogar y dejar que las fragancias de sus flores se cuele por las habitaciones y los pasillos cuando florece, entre los meses de mayo y septiembre.

Usar una maceta con buen drenaje

jazmín
Fuente: Pixabay/GoranH

Para el supuesto de que no tengas un jardín en casa y debas plantar el jazmín en una maceta, recuerda que es fundamental que esta disponga de un buen drenaje. Deberás mezclar el sustrato con la tierra y rellenar la maceta, aunque no hasta el borde. Deja unos centímetros de margen de modo que puedas regar la planta con mayor comodidad. Si no quieres que la tierra se filtre por los agujeros de la maceta que sirven para drenar, puedes poner en el fondo del macetero unas piedras o guijarros.

Colocarlo en un sitio con buena luz diurna

Uno de los principales factores a tener en cuenta si tienes un jazmín en casa o vas a plantarlo en tu jardín es que necesita un clima cálido, de manera que resulta imprescindible que reciba varias horas de luz al día para que pueda crecer y desarrollarse de manera saludable.

No obstante, eso no significa que tengas que colocarlo de modo que reciba los rayos de sol directamente. Aunque puedes hacerlo así, el jazmín también agradece las zonas de semisombra, y así tampoco correrás riesgos de que la planta se queme. La variedad más adecuada para tener en el interior del hogar es el Jasminum Polyanthum, sus flores huelen de maravilla y se adapta mejor a estar dentro de casa que otras variedades.

Protegerlo de las heladas

Si bien es cierto que lo ideal es que el jazmín esté plantado en lugares de climas cálidos, donde se desarrolla mejor, también aguanta bien el frío, así que no renuncies a él por eso. Solo has de tener cuidado de protegerlo de las heladas nocturnas. Si proteges las raíces para que estas no les afecten, no tienes por qué tener problema. Lo mejor es que utilices una manta térmica especial de jardinería para que las raíces no sufran los cambios excesivos de temperatura y mantengan el calor. Si lo tienes en casa y las temperaturas no bajan de los 13 ºC no tendrás problema.

Regar el jazmín lo necesario

jazmín de Arabia
Fuente: Pixabay/SandeepHanda

Las necesidades de riego son importantes en cualquier planta. Al fin y al cabo, si nos quedamos cortos, puede secar, y si nos pasamos podemos ahogarla y conseguir que sus raíces se pudran. En el caso del jazmín debes tener en cuenta que en invierno solo es necesario regarlo una vez a la semana. Sin embargo, durante el verano, sus necesidades hídricas se incrementarán, de modo que requerirá un riego cada dos días, puesto que en la época de floración comprobarás cómo demanda más agua.

Recuerda que no debes hacerlo en las zonas centrales del día ni a pleno sol. Lo mejor es que riegues a última hora de la tarde, al igual que sucede con el resto de las plantas. Y no riegues las hojas ni las flores, pues el sol podría quemarlas. Otro detalle importante es que deberás utilizar agua de lluvia o agua óptima para el consumo humano. Olvida el agua del grifo.

Utilizar abono orgánico

El abono orgánico es uno de esos factores fundamentales si quieres cuidar tu jazmín y que de unas flores espectaculares cada año. Abona la planta un mínimo de dos veces al año coincidiendo con el cambio de estación en primavera y en otoño. Ten en cuenta que el abono puede provocar que alrededor de la planta aparezcan malas hierbas, por lo que deberás quitarlas para que no absorban los nutrientes que debe tomar nuestro jazmín.

En el caso particular de los jazmines plantados en una maceta, lo mejor es que utilices abonos y fertilizantes con elevado contenido en potasio, el cual puedes usar de forma mensual.

Podar el jazmín

tijeras de jardinería
Fuente: Pixabay/SandeepHanda

El jazmín requiere una poda adecuada para que se mantenga sano y se desarrolle cada año como debe. La poda ha de efectuarse en invierno, aunque cuando no haya heladas, y al terminar la época de floración. Retira las ramas secas, rotas o que se vean enfermas, al igual que los brotes del pie de la planta.

Para el supuesto de que la planta sea joven, debes realizar una poda completa, aunque si es adulta ten cuidado ya que no debes cortar las ramas principales.

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here