¿Existen helados sanos en el súper?

7 minutos

Los helados son uno de los productos que más apetecen en verano. Grandes y pequeños los saboreamos con gusto y si son caseros pueden resultar de lo más nutritivos. Todo depende de los ingredientes y el modo en que los preparemos.

Sin embargo, ¿existen helados sanos en el súper? ¿Debemos ser comedidos a la hora de no excedernos en consumirlos o debemos priorizar el consumo de algunos sobre otros? Nos metemos en el supermercado y buscamos las respuestas.

Tipos de helados

Helados de chcolate
Helados de chocolate/Foto: Pixabay

Antes de entrar en detalle sobre los helados más saludables del supermercado debemos distinguir entre los distintos tipos que hay a la venta. En función de cada categoría, los ingredientes variarán en cantidad de grasas y azúcares, lo que contribuirá a hacerlos más o menos saludables.

La denominación de helado en general hace referencia aquellos que contienen como mínimo un 5 % de grasa y proteínas de origen lácteo. Pero a partir de ahí encontramos otros tipos. Los helados de crema están elaborados a base de crema de leche y contienen un mínimo del 8 % de grasa. Los de leche pueden estar fabricados con leche entera, con un mínimo del 2,5% de grasa, o con leche desnatada, con un máximo del 0,3%.

Además, los helados de agua, como polos y sorbetes, tienen gran cantidad de aquella en su elaboración, siendo más saludables siempre y cuando no tengan exceso de azúcar, edulcorantes, colorantes o conservantes.

Azúcares y grasas

cucurucho
Helado de cucurucho/Foto: Unsplash

Sin embargo, al mismo tiempo que distinguimos entre los distintos tipos de helado, hay que tener en cuenta la gran cantidad de hidratos de carbono, sobre todo, azúcar, que se añade en su elaboración, así como las grasas lácteas o vegetales, las cuales no son siempre saludables.

Todo ello los convierte en alimentos que aportan una gran cantidad de calorías, salvo los de hielo o elaborados con mucha agua en su composición, como los sorbetes y los polos, en ese sentido, más saludables que el resto. Por otro lado, también hay que tener en cuenta el tamaño del helado y si tiene barquillo o galleta si lo que te preocupa son las calorías.

Helados del súper más saludables

En el último estudio de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) sobre los helados a la venta en el súper teniendo en cuenta el Nutri Score se llegó a la conclusión de que uno de los helados más saludables es el Pirulo de Nestlé, que obtiene una letra B y la mayor parte de su composición son aromas naturales, zumo y agua, ingredientes en los que te debes de fijar para elegir los más sanos.

Así sucede con gran parte de los polos, aunque has de fijarte que tengan poca cantidad de azúcar, y otros helados como el Twister de Frigo, elaborado con zumo de fruta natural, el cual ostenta una C en Nutriscore.

Otra opción son los helados de Alpro, que se elaboran sin proteínas de leche de vaca, gluten ni lactosa y resultan adecuados para veganos, celíacos e intolerantes a la lactosa, y los helados bajos en calorías de la marca Breyers, que entre las variedades que ofrecen constan algunos de ellos sin azúcares añadidos, sin lácteos y con calorías reducidas, y otros hechos con nata fresca y alto contenido en proteínas.

Cómo elegir el helado más saludable

polos de fresa
Polos de fresa/Foto: Pixabay

Pero puedes encontrar con helados más saludables que otros entre las numerosas marcas que se ofrecen en el supermercado, solo tienes que saber cómo buscarlos. De tal modo, cuando vayas al súper a comprar un helado fíjate bien en la etiqueta. Lo más importante es la calidad de los ingredientes, así que este es el primer factor en el que te debes fijar. Lo más recomendable es que la grasa sea láctea, pues otras como las vegetales resultan más baratas para su elaboración, pero también más saturadas y, por lo tanto, menos saludables.

En el momento de la compra, evita los que contengan grasas hidrogenadas o grasas refinadas, así como los que lleven añadidos saborizantes artificiales y conservantes. Y si tampoco tienen glucosa, dextrosa y jarabe de glucosa, mejor. De igual modo, huye de los colores flúor o muy intensos, pues es una señal de que cuentan con una buena cantidad de colorantes. Fíjate especialmente a la hora de comprar los helados dirigidos a los más pequeños porque, aunque suelan ser de menor tamaño, tienen una gran cantidad de azúcar, saborizantes y colorido para hacerlos más atractivos.

En definitiva, si tu dieta es variada y saludable, puedes permitirte tomar una o dos veces por semana un helado sin problemas, siempre que sus ingredientes sean de calidad. Y si te animas a preparar tus helados caseros, toma los que quieras si sigues recetas elaboradas a base de frutas naturales que son los más sanos que puedes degustar.



Silvia Pato

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.