Las mejores recetas con té de cúrcuma

Anímate a probar estas recetas de infusiones o té de cúrcuma. Puedes degustar la mayoría de ellas calientes o frías, así que resultan perfectas para todo el año.

cúrcuma latte
Fuente: Pixabay/flockine

La cúrcuma es una especia, procedente de la planta homónima, originaria de la India, que es utilizada desde hace miles de años en su gastronomía, además de por sus propiedades antioxidantes y antiinflamatorias. Debido a su característico color fue utilizada también para teñir las telas, aunque en la actualidad su uso más frecuente se encuentra en nuestras cocinas.

Así que en esta ocasión vamos a proponerte tomarla de otra forma si es que ya se ha convertido en una de las especias y hierbas aromáticas imprescindibles en tu despensa. Anímate a probar estas recetas de té de cúrcuma, como se lo conoce popularmente, aunque en general deberíamos hablar de infusiones. Puedes degustar la mayoría de ellas frías o calientes.

Té de cúrcuma

cúrcuma
Fuente: Pixabay/Antonio_Cansino

Comenzamos con una receta básica para preparar té de cúrcuma, la cual también te servirá por si quieres personalizar tu infusión con otras de tus especialidades favoritas, ya que son muchos los que se animan a preparar sus propias infusiones en casa.

Para preparar té de cúrcuma deberás poner 4 tazas o 500 ml de agua a hervir y añadir una cucharadita de cúrcuma molida. Durante 10 minutos deja que se reduzca a fuego lento. Cuela después el té resultante y, si lo deseas, agrega un poco de miel o azúcar moreno al gusto antes de tomarla.

Té de cúrcuma y limón

El té de cúrcuma y limón te gustará especialmente si te agradan los sabores dulces pero con un pequeño toque picante. Y es que para prepararlo necesitas 1 taza de agua hirviendo, 1 cucharada de zumo de limón, ⅛ de cucharadita de cúrcuma en polvo, ⅛ de cucharadita de jengibre molido y miel. Vierte en una taza el zumo, la cúrcuma y el jengibre y añade el agua hirviendo. Si lo prefieres, puedes colarlo luego. Al final, solo tienes que añadir una cantidad de azúcar o miel a tu gusto.

Té de cúrcuma y jengibre con leche

Cúrcuma
Fuente: Pixabay/flockine

Si te gustan las infusiones con leche y los sabores más exóticos, tienes que probar esta. Para preparar té de cúrcuma y jengibre con leche pon a hervir una taza de agua y, cuando hierva, agrega ¼ cucharadita de cúrcuma molida, ¼ de jengibre molido y ⅛ de cardamomo molido. Luego, baja el fuego y deja reposar durante 5 minutos. Después ya puedes colarlo si lo deseas, agregar un par de cucharadas de leche, y endulzarlo con miel, azúcar moreno o jarabe de arce.

Té de cúrcuma con pimienta negra

Otra infusión saludable es el té de cúrcuma con pimienta negra, ya que esta última contribuye a que el organismo absorba mejor la cúrcuma. Para prepararla, has de calentar 500 ml de agua y luego añadir 2 cucharaditas de cúrcuma molida, una cucharada de jugo de limón, una pizca de pimienta negra y una cucharadita de miel para endulzar o azúcar moreno si lo prefieres. Remueve bien la infusión y tómala bien caliente.

Cúrcuma latte

cúrcuma latte
Fuente: Pixabay/flockine

Una de las infusiones más sabrosas con cúrcuma es la conocida como cúrcuma latte. La tendrás lista en 5 minutos y solo necesitas para prepararla como ingredientes básicos cúrcuma molida, leche y canela. Pon a calentar 2 tazas de leche al fuego, pero retírala antes de que empiece a hervir. Luego, añade una cucharadita de cúrcuma en polvo y media cucharadita de canela. Revuelve todo bien y ya puedes tomarla. Si prefieres endulzarla, puedes echarle un poco de miel, agave o sirope de arce, según el gusto de cada uno.

De igual modo, debes tener en cuenta que esta receta de cúrcuma latte puedes prepararla con leche de almendras, que puede estar endulzada o no. En este caso, tenlo en cuenta a la hora de añadir azúcar o miel. Además, si quieres que tenga esa espuma que contribuye a tener un aspecto todavía más apetecible, puedes batir la leche caliente en la batidora o batir la infusión ya preparada con alguna batidora como la que se usa para preparar capuccino.

Infusión de cúrcuma y mandarina

Esta es una de esas infusiones que están especialmente buenas para preparar y tomar luego frías. Para elaborar la infusión de cúrcuma y mandarina necesitas verter en una taza o en una pequeña jarra el zumo de una mandarina, la piel de un limón, jengibre fresco rallado y cúrcuma fresca rallada.

Las cantidades dependerán mucho de si te gusta el sabor más suave o intenso, así que te aconsejamos que empieces con una pizca de jengibre y cúrcuma antes de probar mayor cantidad, a menos que utilices de forma tan habitual ambos que ya conozcas cuál es la cantidad más adecuada a tu gusto. Añade después agua hirviendo y, al final, agrega miel o azúcar moreno si quieres endulzar la infusión. Solo tendrás que mezclar bien y ya podrás tomarla o bien meterla en la nevera y degustarla bien fresquita.

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here