Público
Público

"El presupuesto del LHC es miserable pero estable"

Físico del Laboratorio Europeo de Física de Partículas CERN. El investigador estudia los primeros componentes del universo

NUÑO DOMÍNGUEZ

Durante siglos, los De Rújula han heredado de padres a hijos el puesto de rey de armas, consejeros del rey de España en protocolo y títulos nobiliarios. Hace más de tres décadas, Álvaro de Rújula (Madrid, 1944), único hijo del entonces rey de armas, rompió la tradición para estudiar filosofía y física. "Fui una oveja negra", confiesa el científico, que aún lleva el título de marqués de Ciadoncha.

Desde 1977 trabaja en el Laboratorio Europeo de Física de Partículas CERN, en Ginebra, donde, con la ayuda del colisionador más potente del mundo, el LHC, pretende estudiar partículas que sentaron las bases del universo, entre ellas el famoso bosón de Higgs, conocida como la "partícula de Dios" y que aportaría masa al resto de partículas.

Ayer, antes de impartir una charla sobre la "tecno-humanidad" organizada por la Fundación Banco Santander, De Rújula explicó a Público cómo es la vida de un marqués que se dedica a estudiar el Big Bang.

¿Es usted el único marqués del CERN?

Imagino que sí. Quizás también el único que hace física.

¿Cómo es un día de trabajo?

Soy físico teórico. No tiendo cables ni miro los detectores. Trabajo en mis teorías, discuto con otros investigadores y hago cálculos en mi despacho. Ahora estudio la partícula W. Me interesa medir su masa mejor usando el LHC. Así tendremos una res-tricción más fuerte de la masa predicha para la partícula de Higgs.

"Es perfectamente razonable pensar que hay vida en otros planetas"

¿Cuál fue el papel del Higgs en los primeros momentos del universo, y dónde está ahora?

Las partículas elementales se distinguen por su carga y por su masa, pero no sabemos cuál es el origen de esa masa. Creemos que tiene que ver con esta partícula de Higgs, que ha dado masa a todo lo que tiene masa.

¿Y después desapareció?

Una de las cosas más sorprendentes que hemos concluido es que el vacío es una sustancia, no es la nada. Si vacío esta habitación de todo lo que tiene, resulta que queda algo llamado "campo de Higgs". Todas las partículas son vibraciones de una sustancia. La luz son vibraciones de ondas electromagnéticas y el vacío es una sustancia cuyas vibraciones serían las partículas de Higgs. Ya no quedan porque se han desintegrado, pero sí el campo, que continúa permeando el vacío. Cada una de las partículas que contiene tu cuerpo tienen masa porque están en el vacío de este universo.

¿Se desintegraron también el resto de partículas que busca el LHC?

Las únicas partículas que abundan son estables, no se desintegran. La mayoría de las que existen, sin embargo, son inestables. Todas las partículas que buscamos menos una lo son. Esa única partícula estable es la que compondría la materia oscura.

¿Cuál es?

Hay muchas posibilidades, pero la que más gusta es el neutralino. Compondría cinco veces más de la densidad de energía del universo  que la materia ordinaria, de la que están hechas las estrellas, el mar, las nubes, el agua

¿Y por qué no la vemos si es tan abundante?

Para que veas algo tiene que influirte de alguna manera. Chocar contigo, emitir luz, algo que puedas detectar. Estas partículas no emiten luz porque son neutras, lo único que hacen es chocar de cuando en cuando con la materia ordinaria. Si lo hace, lo que verías es el retroceso de esa partícula. Esa es una de las maneras de buscarlo. Hay muchos experimentos bajo tierra que están intentando ver si de algún lugar del cielo caen partículas de materia oscura. La otra es producirlas en el laboratorio, que es lo que hacemos en el LHC.

¿Es más fácil atrapar al neutralino que al Higgs?

La teoría que defiende la existencia del Higgs es mucho más sólida. En el caso de la materia oscura puede que la encontremos, pero si no lo hacemos no quiere decir que no exista. En el caso del Higgs, si no lo encontramos es que no existe.

¿Se logrará el Higgs antes de 2013?

[Adolfo] Súarez decía: "Puedo prometer y prometo", porque era un político. Yo soy un científico, ni puedo prometer ni prometo. No puedo decir una fecha, pero desde luego no será antes de las próximas elecciones [risas].

¿Eso es una llamada para que les den más presupuesto?

No. El presupuesto del LHC es miserable pero estable. Si se mantiene, no nos quejaremos. Si no hubiera habido recortes de presupuesto en los últimos 10 o 15 años, podríamos tener el Higgs ya. Además, habríamos hecho las cosas con más cuidado. Hace un año hubo un accidente en el LHC en el que saltó una soldadura entre dos cables. En los viejos tiempos, las construían los mismos tipos que las habían diseñado. Como desde hace años la moda económica es la externalización, ahora quienes hacen esas soldaduras son empleados de empresas que están pagados por horas y no las hacen bien. Los que hicieron ese trabajo no son a los que les iba el alma en ello. Una de las soldaduras saltó y causó más de un año de retraso. Si no se hubiera sustituido a los técnicos y disminuido el personal de 3.500 a 2.300 personas, estas cosas tendrían una probabilidad mucho menor de suceder. Nos impusieron disminuir el personal y eso tiene consecuencias en lo tecnológico.

Usted también ha investigado en astrofísica. ¿Cree que hay vida en otros planetas?

En la galaxia hay 100.000 millones de estrellas y en el universo hay 100.000 millones de galaxias. Eso quiere decir 10 a la 22 estrellas. Un uno y 22 ceros. La idea de que nuestra galaxia sea especial es muy improbable. Como además ahora sabemos que las estrellas tienden a tener muchos planetas en torno suyo, el número de planetas puede ser de 10 a la 23. Así es aún más difícil creer que sólo en el nuestro se den las condiciones para que haya agua y una atmósfera. Es perfectamente razonable pensar que hay vida en otros planetas y pensar lo contrario no lo es. Desgraciadamente esos planetas están tan lejos que nunca nos podremos comunicar con ellos a no ser que tengan tecnologías inconcebibles para nosotros, de manera que no les vamos a ver. Estos señores no van a venir a visitarnos. Estamos condenados a la soledad.