Estás leyendo: 'Redvolución' china

Público
Público

'Redvolución' china

El gigante asiático pasará este año a EEUU como primer país en internautas. La Red crece un 127% en las zonas rurales. 

ANDREA RODÉS

"Jugar a cartas es para los mayores; los jóvenes preferimos pasar el tiempo libre en Internet", dice Marta, nombre español de una guía turística de 23 años de Guilin, en el sureste de China. Nacida en un aldea de cosecheros de arroz cercana, Marta forma parte del boom de internautas que experimenta la China rural. Un 40% de los 73 millones de nuevos usuarios chinos de Internet en 2007 vive en zonas rurales, según informó la semana pasada el Centro Chino de Información sobre Internet (CNNIC).

Y es que, con 210 millones de internautas en 2007, China sobrepasará a EEUU y se convertirá a principios de este año en el primer país del mundo en número de usuarios de Internet, según el CNNIC, ya que a finales de año apenas tenía cinco millones de navegantes menos que EEUU.En el gigante asiático, existe todavía un gran contraste entre las desarrolladas ciudades de la costa este y el interior del país, donde millones de campesinos viven en condiciones de pobreza. Pero los costes cada vez más bajos de las tecnologías de información -en parte, gracias a su producción en China- han permitido que Internet llegue a las zonas rurales mucho antes que los servicios básicos, como la sanidad o la educación.

"El peor problema en mi aldea natal es ponerse enfermo de verdad. No hay ningún hospital cerca", se lamenta Marta. Por falta de dinero, la joven nunca ha viajado a Pekín, donde está la agencia turística para la cual trabaja, pero se comunica por correo electrónico con su jefe y con los clientes. Según el CNNIC, el número de internautas rurales alcanzó los 52,6 millones a finales de 2007, un 127,7% más que en el año anterior. El aumento total de usuarios en la Red en China fue del 53%, pasando de 137 millones en 2006 a los 210 millones de hoy. La cifra supone sólo una penetración del 15% en un país de 1.300 millones de habitantes.

‘Chats' y correos

En las tiendas y cafeterías de Pekín, es frecuente ver a los empleados chateando por Messenger o consultando el correo electrónico. En China, se hablan ocho dialectos distintos, entre ellos el mandarín, y la comunicación por escrito es más fácil. "Chatear podría ser la razón principal de la adición a Internet en China y Taiwan", según una encuesta reciente del Instituto Tecnológico Chihlee de Taiwan.

Y es que el Gobierno de Pekín cree que un 13% de los internautas menores de 18 años son adictos a la Red por culpa de los ciberjuegos. El número de usuarios de juegos on-line aumentó en 2007 un 23%, hasta los 40,17 millones, informó esta semana la agencia de noticias oficial Xinhua.

De hecho, en los últimos años se han abierto diversas clínicas de desintoxicación para adictos a la Red. El más conocido es el centro de tratamiento de Daxing, en los suburbios de Pekín, dirigido por un general retirado que combina la disciplina militar con la terapia psicológica. El precio mensual de un tratamiento es de 980, unas diez veces el salario medio en China.

El Gobierno mantiene un estricto control sobre los escasos cibercafé que hay en las grandes ciudades. Para entrar a estos locales oscuros, llenos de jóvenes chateando o absortos en una partida virtual, es necesario presentar un carné de identidad. Con la excusa de la piratería y la descarga ilegal de juegos de ordenador, el Gobierno ordena el cierre de miles de cibercafé al año. La prensa oficial anunció esta semana la próxima emisión de nuevas leyes más estrictas para controlar los "aspectos indeseables" de los ciberjuegos.

¿Adictos a la Red?

Los escépticos creen que esta excesiva preocupación por la adición a Internet refleja el miedo de Pekín al poder desestabilizador de la Red. Internet se ha convertido en un instrumento clave para reducir el coste de las comunicaciones pero también es un espacio donde los ciudadanos pueden escapar del control del Gobierno sobre los medios y expresar más libremente sus opiniones.

La ciberpolicía china se ensaña sobretodo con blogs y webs que permitan dejar comentarios y generar opinión. Eso no ha impedido, en todo caso, que el número de bloggers se haya disparado.

La censura cibernética suele aumentar durante los acontecimientos políticos, como el Congreso del Partido Comunista chino (PCCh), el pasado octubre.

Prohibidos los vídeos no estatales

El 31 de enero entrará en vigor una nueva regulación que permite sólo a las webs estatales la emisión de vídeos por Internet. Casualmente, la medida se aprobó una semana después de que un vídeo difundiera en la Red el escándalo que se produjo durante la gala de presentación del nuevo canal de televisión de los JJOO. Las imágenes de la esposa del popular presentador acusando a su marido de adulterio dieron la vuelta al mundo. La ley prohíbe explícitamente los videos que alteren el "orden social" o que perjudiquen "la unidad nacional". Lo más probable es que la medida afecte a la popular web Youtube.

La mayoría de jóvenes urbanitas de clase media, en todo caso, aceptan el control del gobierno y prefieren no enfrentarse a él. Sin embargo, la Red sigue siendo un medio de expresión para los más críticos. Aprovechan sus blogs (basados en servidores locales, ya que los extranjeros suelen estar bloqueados), para exigir más democracia y derechos humanos. Las detenciones de ‘ciberdisidentes' por "subversión al poder del Estado" son frecuentes.