Público
Público

Los asesinos también matan en verano

Lian Neeson, Brad Pitt y Ryan Gosling son asesinos a sueldo en tres títulos —'La memoria de un asesino', 'Bullet Train' y 'El agente invisible'— que demuestra que los sicarios también matan en verano.

Escena con Bad Bunny y Brad Pitt en 'Bullet Train'
Escena con Bad Bunny y Brad Pitt en 'Bullet Train'. Sony Pictures

Antes de lanzarse a una demencial deriva de venganza en películas sin alma, Liam Neeson hizo grandes trabajos con cineastas como Neil Jordan, Steven Spielberg, Woody Allen, Martin Scorsese, Bille August o Christopher Nolan. ¿Cuándo este actor, adusto, sobrio, siempre imponente, decidió ser 'el justiciero' y apoderarse del que antes había sido el reino de Charles Bronson? Y sobre todo ¿por qué? Enigmas del cine.

Poco antes de que se declarara la pandemia global, Neeson estuvo en Madrid y garantizó que volvería a hacerlo —ser el vengador violento del cine— "si hay suficiente dinero". Pues bien, fiel a su palabra, el irlandés persevera en su papel de 'liquidador' en un thriller de acción, esta vez en La memoria de un asesino (estreno 22 de julio). Y aunque al director Martin Campbell esta película no le ha salido tan bien como su 007 Casino Royal, sí juega en una liga superior a otros de los recientes títulos en los que se ha embarcado Neeson.

Remake de la película belga de 2003 The Memory of a Killer, de Erik Van Looy, que añadía a las herramientas del puro entretenimiento un importante contenido social y un interesante matiz político, este nuevo thriller planea por asuntos tan graves como el tráfico sexual infantil, la inmigración ilegal, la enfermedad o la mortalidad. En él, Neeson es Alex Lewis, un sicario retirado que se niega a hacer un nuevo 'trabajo' para una peligrosa organización criminal. En sus últimos años quiere reparar un daño terrible que infligió en el pasado, pero su misión personal se complica porque ahora padece los primeros síntomas de Alzhéimer. Guy Pearce, Monica Bellucci y Taj Atwal le acompañan en el reparto.

"En cada trabajo que hago muere alguien"

Mucho menos arrepentimiento tienen los asesinos de otro de los thrillers de este verano, Bullet Train (estreno 5 de agosto). Acción y humor en manos de David Leitch, director de títulos como John Wick (otro día para matar) —aunque en este filme no figuraba en créditos—, Atómica, Deadpool 2 o Fast & Furious: Hobbs & Shaw. Aquí, en el tren bala que viaja de Tokio a Morioka, coinciden nada menos que cinco sicarios —Ladybug, Kimura, el Príncipe, Tangerine y Lemon—, que en pleno trayecto descubren que sus misiones están conectadas.
Brad Pitt, Andrew Koji, Joey King, Aaron Taylor-Johnson y Brian Tyree Henry son los matones de esta historia, en la que crece la duda de cuál de todos ellos llegará sano y salvo al final del trayecto y quién o qué les espera allí.

"Mi mala suerte es legendaria, en cada trabajo que hago muere alguien", dice Brad Pitt-Ladybug a quien la mujer que le ha contratado (Sandra Bullock) ha puesto ese nombre de guerra, 'mariquita' traducido al español. "¿Mariquita? Ah, ya sé, se supone que las mariquitas dan buena suerte". Que no es precisamente el caso de este tipo. Ambos, Bullock y Pitt, coincidieron en la película de aventuras La ciudad perdida, protagonizada por la primera y en la que él hacía un cameo.

En Bullet Train, su regreso oficial al cine después de la pandemia, el actor de Oklahoma lo ha dado todo y ha interpretado la mayor parte de las escenas de acción sin necesidad de especialistas. Secuencias, justamente, en las que este director tiene una gran experiencia tras años trabajando como coordinador de especialistas y de dobles de riesgo. Además, Pitt ha vuelto a demostrar su talento para la comedia de acción.

Entrenados por la CIA

Y, por supuesto, la CIA. Hablando de asesinos en el cine y en la realidad, un agente entrenado por la agencia del gobierno de EE.UU. es un buen ejemplar para cazar y ser cazado. Esta vez se trata de los segundo. El agente invisible, que ha vivido recientemente su estreno en salas antes de saltar a Netflix, es una operación meditada por la plataforma para crear una nueva saga de acción y tal vez con ella empezar a salir de la crisis. En los tres primeros meses de este 2022, la compañía confesó haber perdido 200.000 suscriptores. En los tres meses siguientes, aunque este dato está aún sin confirmar, parece que se han evaporado otros dos millones de abonados.

Ryan Gosling en un fotograma de la nueva película 'El agente invisible'
Ryan Gosling en un fotograma de la nueva película 'El agente invisible'. Netflix

En su huida hacia delante, la plataforma ha apostado 200 millones de dólares por esta película, el título original de Netflix más caro del año. Protagonizada por Ryan Gosling y Chris Evans, a los que acompañan Ana de Armas y Billy Bob Thornton, se trata de una adaptación de una novela de Mark Greaney, en manos de los hermanos Anthony y Joe Russo (Vengadores, Capitán América).

Un asesino a sueldo entrenado por la CIA y otro ex agente persiguiéndole. Será la primera entrega de la serie dedicada a Court Gentry, alias Sierra Seix, de la que ya existe el guion de una precuela contando sus orígenes y la promesa de una secuela, que también protagonizaría Gosling. Por cierto que éste no fue la primera opción de los directores, que primero le pusieron el personaje en bandeja a Chris Evans, pero éste decidió que, seguramente harto de meterse en la piel del ‘buen’ Capitán América, quería interpretar a un villano. Y muy metido en el papel, el primer día de rodaje dio un golpe en la cara a Ryan Gosling con el arma del personaje. No hubo intención. "¿Te duele?" / "Mi ego está un poco magullado".