Público
Público

Los frentes abiertos y preguntas en el aire de 'La casa de papel' ante su desenlace final

Netflix estrena este viernes los cinco capítulos que suponen el cierre, supuestamente definitivo, de la serie.

Los frentes abiertos y preguntas en el aire de ‘La casa de papel’ de cara a su desenlace de mañana
Imagen de una de las escenas de 'La Casa de papel'. TAMARA ARRANZ / NETFLIX

La andadura de El Profesor (Álvaro Morte) y su banda llega a su fin mañana con el estreno en Netflix del Volumen 2 de la Parte 5 de La casa de papel. Parece un trabalenguas, pero lo que se estrena este viernes es el final de una serie que ha traspasado fronteras, creado tendencia y salvado multitud de obstáculos en el camino. Por delante, cinco episodios en los que la ficción creada por Esther Martínez Lobato y Álex Pina debe dar aún muchas respuestas a sus espectadores y resolver varias incógnitas.

El secretismo ha rodeado todo lo que tiene que ver con el desenlace de La casa de papel. Ni acceso para los medios a los capítulos antes del estreno, ni las habituales entrevistas previas al mismo. Un evento multitudinario lleno de fans con alfombra roja y una rueda de prensa en la que poco se dijo sobre qué este final salvo la satisfacción con él de sus protagonistas. Lo que sí avanzaron sus creadores es que, en palabras de Esther Lobato, este tramo de la temporada "se siente un poco distinto porque también de alguna manera estamos terminado un viaje que ha sido muy largo, muy rocambolesco, lleno de aventuras y emocionalidad". Prometen que habrá emoción a raudales después de que en la anterior parte se entregasen en brazos de la acción, la munición a mansalva y las explosiones.

Bajo esa promesa vive una de las grandes incógnitas a despejar, la de cómo reaccionará la banda a la muerte de Tokio (Úrsula Corberó) y cuáles serán las consecuencias tanto a nivel personal como de cara a su plan de sacar el oro del Banco de España. Quien ha sido la voz en off que ha guiado a los espectadores durante cuatro temporadas y media dijo adiós por todo lo alto, acribillada a balazos y haciendo saltar por los aires al enemigo para facilitar el camino, de alguna manera, a los suyos. Una baja más para los chicos de El Profesor, que en la cuarta tanda ya perdieron a Nairobi (Alba Flores) y tienen herido de gravedad a Helsinki (Mirko Dragic). ¿Quiénes sobrevivirán es la otra gran pregunta a responder?

Según Martínez Lobato tienen el deber de "finalizar bien las historias de los personajes y dar cancha a sus emociones" y ellos mismos, como guionistas, necesitaban "cerrar con mucho sentimiento este viaje" en el que también ellos se están despidiendo. Dice la co-creadora de La casa de papel que se han permitido introducir muchos guiños a la propia narrativa de la serie. En realidad, eso es algo que ya se vio en el último capítulo hasta ahora, Vivir muchas vidas. Estaba lleno de guiños a Tokio y su final, aunque entonces no se pudiese saber hasta esa última escena. Por su parte, Pina avanza, sin desvelar nada en cuanto al argumento, que esta es la tanda "más dinámica... hemos vuelto con algunos elementos que funcionan como parte de la mitología de la serie, mucha adrenalina y giros, pero funciona muy bien en términos sentimentales". Él la define como "equilibrada".

Habrá que ver si en ese equilibrio prometido está incluido el triunfo o el fracaso de la banda y qué entienden los guionistas por lo uno y lo otro, si sacar el oro (a estas alturas parece lo de menos), librarse de prisión, salir de allí sin más bajas (parece complicado) o todas las demás y a la vez ninguna de ellas. Eso, por un lado. Por otro está el peso de lo moral y lo ético en esta serie.

Cuando comenzaron su andadura aquellos ladrones con mono rojo y careta de Dalí que se encerraron en La casa de la moneda se vendieron a sí mismos como antisistema. Eso les convirtió en héroes de cara a la opinión pública. Sin embargo, en todo este tiempo han cruzado demasiadas líneas como para seguir a ese lado de la línea, aunque aún tengan quien les defienda fuera y sean los protagonistas de la historia. Les ayuda en ese sentido que su ahora mayor rival en la carpa, Tamayo (Fernando Cayo), no esté libre de culpa y quizá sea peor que todos los demás juntos. No en vano, ha vendido a una de los suyos, Sierra (Nawja Nimri), echándola a los leones mediáticos. Por no hablar de que ha sido capaz de fabricar pruebas y mentir con tal de salirse con la suya: sacarles del Banco de España y apuntarse el tanto.

Eso en cuanto a las incógnitas sobre la trama central y sobre el desenlace para el atraco. Después están las subtramas más de personajes y relaciones entre ellos. ¿Cumplirá Palermo con su promesa a Helsinki si este sobrevive? ¿Se reunirán Lisboa y El Profesor de nuevo? ¿Qué ocurrirá con el triángulo de tintes románticos que se ha formado entre Denver, Estocolmo y Manila? ¿Se unirá Sierra al grupo como hizo Lisboa en su momento?

Los frentes abiertos y preguntas en el aire de ‘La casa de papel’ de cara a su desenlace de mañana
Imagen de una de las escenas de la seria 'La casa de papel'. TAMARA ARRANZ / NETFLIX

Y, aunque no estén ni dentro del Banco de España ni al otro lado del pinganillo en el Estanque de tormentas, queda por resolver la trama del pasado con Berlín (Pedro Alonso) y su hijo Rafael (Patrick Criado), al que enroló en un atraco y todo apuntaba con su salida en lancha de Ámsterdam que habían montado su propio trío romántico. Quizá sea material para ese spin-off primero negado y luego confirmado. ¿Será el sobrino de El Profesor un comodín para salir del atolladero en el que se encuentran él y los suyos en el presente?

La última duda es si, después de cinco temporadas, de nacer en Antena 3 y vivir una vida más larga y exitosa en Netflix, los artífices de La casa de papel están dispuestos a dejarla ir del todo. El final, abierto o cerrado, dará una buena pista en ese sentido. Lo que no se puede negar era que la posibilidad de un spin-off es golosa y en esta serie hay tantos personajes como posibilidades. El de Berlín está confirmado, pero ¿habrá más? Algunos personajes son cartuchos ya quemados. Otros aún podrían tener recorrido y ser una alegría para sus seguidores y una oportunidad para Netflix de seguir explotando el éxito.