Público
Público

El Festival de cine hecho por mujeres crece a pesar de la pandemia

La tercera edición del festival celebrado en Madrid será mixto: a las proyecciones en diversas sedes se le suma la posibilidad de visionar algunos metrajes en plataformas como Filmin o el canal 8 Madrid TV. Desde la dirección buscan que se reconozca la importancia de la mujer en toda la cadena de producción cinematográfica.

Uno de los carteles del Festival Cine por Mujeres.
Uno de los carteles del Festival Cine por Mujeres.

"El reconocimiento empieza por el conocimiento". Esta es la primera cita que lanza Carlota Álvarez Basso, codirectora del Festival de cine hecho por mujeres que se desarrollará en Madrid desde el día 4 hasta el 15 de noviembre, para explicar el porqué del evento. En su tercera edición consecutiva, los organizadores han planteado un cartel repleto de largometrajes que apenas han tenido recorrido en España, todos ellos dirigidos por mujeres.

Además, como en años anteriores, el Premio a la trayectoria profesional será entregado a una mujer inmersa en el plano técnico de la cinematografía, en esta ocasión a la sonidista Eva Valiño, precisamente para apostar por el reconocimiento de todas las mujeres que integran la cadena de valor de la industria.

Tanto el informe de la Asociación Cima, centrada en la situación de la industria del cine, como el más reciente del Observatorio de la cultura dependiente del Ministerio homónimo, dejan constancia de que hay una desigualdad notoria en todos los ámbitos relacionados con este sector. "Este tipo de festivales son indispensables como aceleradores del proceso de búsqueda de una igualdad y paridad real", comenta la propia Álvarez.

Junto a ella en la dirección está Diego Más Trelles, quien enfatiza en la necesidad de eventos de este tipo ya que "existen muchas películas dirigidas por mujeres que no tienen una gran distribución en España o que pasan por festivales grandes como el de San Sebastián, Sevilla y Valladolid pero luego no se ven en el resto".

Dada la pandemia, que ya causó el retraso de la muestra programada inicialmente para abril, esta tercera edición contará con una amplia programación virtual. Para ello contarán con plataformas como Filmin, donde se podrán visualizar hasta 49 largometrajes, y el canal regional 8 Madrid TV. "Esta edición mixta no habría sido posible sin todos los patrocinadores que nos apoyan y que se han ido incrementando año tras año. Esta vez, el mk2 Palacio de Hielo, la Sala X, la Morada y el Goethe Institut son las sedes que se han sumado al cartel", agrega Más.

El movimiento feminista, irreversible

Se trata de un festival que arrancó el año anterior al movimiento feminista del #MeToo y que coincidió con el proceso judicial a la Manad”, que según Álvarez marcó un antes y un después en cuanto a sensibilización de la lucha de las mujeres. "Estamos en un punto en el que este fenómeno ya no es reversible, y creo que las leyes y los gobiernos van a ir a rebufo de las demandas expresadas en las calles. Es verdad que hay que estar alerta, solo hay que ver lo que está sucediendo en Polonia respecto a regresiones en los derechos de las mujeres, y aunque en España han aparecido ciertas tendencias similares yo creo que sería imposible desechar totalmente lo que el movimiento feminista ha conseguido", analiza una Álvarez licenciada en sociología.

"El futuro hay que construirlo en nombre de la igualdad. El objetivo  de este festival es que haya un mayor conocimiento y reconocimiento de las mujeres que trabajan en toda la cadena de valor cultural, en todos sus puntos: creación, producción, promoción, distribución y consumo. En esta cadena que se retroalimenta hay mucha mujer, por eso en las actividades de formación paralelas a las proyecciones buscamos dar a conocer el talento femenino que existe", continúa explicando la directora del festival.

Diferentes sedes y variedad de temáticas

Más habla sobre el alto número de proyecciones y la elevada calidad de su contenido.  "Sedes como la Casa de América, la Academia de Cine, la Casa Árabe, la Sala Berlanga de la SGAE, el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza y la Cineteca serán algunas de las sedes que acogerán las 55 proyecciones que llevaremos a cabo. Por suerte muchas directoras viven en la capital y podrán presentar las películas, pero es una pena que aquellas que son extranjeras no se puedan desplazar hasta Madrid", comenta.

Preguntado por la selección de las cintas, el propio Más explica que hay un comité encargado de ello: "A lo largo del año vamos viendo películas que aparecen en otros festivales o que las productoras y distribuidoras internacionales nos envían. Cada sede es responsable de su propia programación, pero trabajamos conjuntamente para que el resultado final sea el mejor posible".

En cuanto a los géneros, el programa es tan amplio que abarca muchos de ellos, como ficción, documental o animación. Lo mismo sucede con la variedad en las temáticas, a lo que se suma la calidad de los largos que se proyectarán. "La última primavera es un film que trata sobre un desahucio en la Cañada Real y estuvo seleccionada en Cannes, pasó por el festival de San Sebastián y ahora se estrena en Madrid", ejemplifica Más.

De la misma forma, dentro de la programación hay una sección dedicada a la pionera del cine Alice Guy-Blaché. Así lo explica el director: "Ha coincidido la posibilidad de mostrar un documental que se estrena en salas porque no se ha visto en España, y que también pasaremos por Filmin, producido por la actriz y directora Jodie Foster en el que habla sobre esta cineasta francesa. Queremos reivindicar su carrera que fue olvidada y ninguneada. Además, de la mano del Instituto Francés mostraremos 13 cortometrajes producidos y dirigidos por la misma Alice Guy".

Precios populares para películas de renombre

Los espectadores podrán asistir a 55 películas de 34 países diferentes (40 de ficción, 14 documentales y una de animación), más todas las que se pasarán por Filmin, 8 Madrid TV y en Alcalá de Henares, esto último de la mano de Alcine, el festival de la ciudad complutense. En total, hay 61 directoras que presentan sus películas, y ocho de ellas lo harán presencialmente.

Respecto a los países de origen de las mismas, la cifra es de 22. "Hay películas germanas de la época de la Alemania oriental que no han circulado mucho y muestran la realidad de un forma totalmente diferente. También hay largometrajes de Suecia, Costa Rica, Bolivia, Afganistán, Irán o Eslovenia. Este año, Polonia es el país invitado y estará representado en la muestra con tres películas", comenta Más.

Un dato interesante es el bajo precio de las entradas, que rondan entre los 3 y los 4 euros y medio. "El precio es más simbólico que otra cosa, más que nada para compensar el gasto económico de las propias sedes y cines en las que se exhiben, sobre todo ahora de limpieza e higienización, pero no implican un beneficio desorbitado para nosotros", se explaya el director.

Álvarez incide en que sin el patrocinio de ciertas instituciones el Festival no podría tener lugar. "Es cierto que con la crisis económica acarreada por la pandemia se han caído algunos patrocinadores privados, pero quiero agradecer especialmente a Sidras Maeloc por mantener su colaboración, así como algunas entidades como el área de cultura e igualdad de la Comunidad de Madrid, el Instituto de la Mujer y el Espacio Fundación Telefónica".

Al fin y al cabo, es un festival en el que rondarán películas aclamadas por la crítica y que cuentan con múltiples galardones en su haber. Una oportunidad que no volverá a darse hasta el año que viene y que supone una oportunidad para acercarse al cine, a cualquiera de las salas en las que se proyectarán los films, y apoyar, ver, consumir, conocer otro tipo de cinematografía, esta vez el que está hecho por mujeres que no tienen el mismo espacio que sus compañeros varones en la sociedad.