Público
Público

Chus Gutiérrez: "Hay mucha sabiduría perdida por culpa del patriarcado"

La directora de cine Chus Gutiérrez.
La directora de cine Chus Gutiérrez.

La cineasta se pregunta en su nueva película, Rol&Rol, por la construcción de referentes femeninos en la publicidad, los medios de comunicación y la ficción. Una obra que advierte de que hay que seguir luchando y que aunque el feminismo es imparable, hoy vive el espejismo de cierta euforia.

"Si puedes verlo, puedes llegar a hacerlo". En 2008 la cineasta Chus Gutiérrez viajó a Marruecos para rodar Retorno a Hansala. "Un equipo de cine rodando, mujeres ocupando puestos de responsabilidad y las mujeres de Hansala observándonos". Un mes después del rodaje, esas mujeres fueron decididas al consejo de ancianos y pidieron formar parte de él. "Cuando os vimos trabajar, pensamos que queríamos ser como vosotras, alcanzar un nivel como el vuestro o mejor, porque hicisteis muy buen trabajo (...) Queremos tirar para delante, queremos ganar dinero, ser autosuficientes, queremos trabajar", dice una de ellas, Izza Oukhlija, ante la cámara. Es una de las participantes en el nuevo trabajo de Chus Gutiérrez, Rol&Rol, una película documental sobre los referentes femeninos, una obra que reflexiona sobre el papel que desempeñan los medios de comunicación, la publicidad y la ficción en la construcción de modelos de rol femeninos y cómo éstos afectan a la forma de pensar de la sociedad y a la toma de decisiones vitales y profesionales de las mujeres, y también de los hombres.

Necesaria y esclarecedora, Rol&Rol camina paso a paso por el cine, el arte, la política, la economía, la publicidad, los medios de comunicación... de la mano de mujeres expertas en cada territorio y concluye que, a pesar del imparable crecimiento del movimiento feminista, seguimos inmersos en una "estructura egocéntrica y depredadora". Por ello, la película se alimenta no solo de testimonios, sino también de datos y éstos sentencian: el feminismo vive el espejismo de cierta euforia, hay que seguir luchando. Los niños solo tienen acceso a un 8% de modelos de mujeres en los libros de texto y un 11% en Wikipedia.

Es muy inspiradora la historia de Hansala.

El modelo, el referente funcionó. Y eso que allí están... Una de las mujeres de allí sale hablando de espaldas porque el marido no le dejó hacerlo frente a la cámara.

Publicidad, cine, televisión, medios de comunicación... ¿alguno representa mejor o peor a las mujeres?

No, todos lo hacen por igual. Las cosas están cambiando, claro, pero me interesaba muchísimo hacer esta película porque creo que la sensación de que todo va muy bien, de que avanzamos en positivo para la igualdad no es real. Si analizas los datos, lo ves. Los jóvenes que se han incorporado al feminismo piensan que todo va bien, que ya está conseguido... seguramente, cuando yo era joven pensaba igual, pero no es así. Los datos no se equivocan por eso es importante analizarlos.

¿Hay alguno especialmente a destacar?

Sí. En los 80 había bastantes más mujeres en carreras científicas que ahora. Quiere decir que participamos menos en el desarrollo tecnológico. Y, por ejemplo, en el tema de las startups, se da menos dinero a las mujeres que a los hombres. Hay un caso, de una startup en que las mujeres se tuvieron que hacer pasar por hombres para conseguir la financiación. Y eso es lo que va a configurar todo. Para pedir un crédito, un trabajo, solicitar financiación... metemos datos en un programa de ordenador que ha diseñado un hombre. Estamos creando el futuro y éste está siendo diseñado por hombres.

Este mundo no nos reconoce como participantes en él, dice la investigadora y crítica de cine Pilar Carrasco, ¿por costumbre ya heredada o por pura maldad?

No creo que sea nada demasiado consciente. Todos estamos dentro del sistema, yo también puedo cometer errores de la cultura patriarcal. Creo que es más cultural, más de lo que hemos mamado desde que hemos nacido. Precisamente por eso este documental, porque debemos ser conscientes de la realidad y desarrollar una cultura más analítica.

Los referentes que tenemos y los que no tenemos. Desde el arte...

...la Virgen María, que es la figura femenina más representada en el arte. Eso te construye un referente ¿de qué? de virginidad, candidez... Si ese es el referente de la mujer del siglo XXI...

En el arte han silenciado a miles de mujeres. ¿En algún campo se las ha dado visibilidad?

Las actrices no están escondidas, pero porque son contadas desde el esquema clásico del patriarcado. Jóvenes, guapas...

Chus Gutiérrez, en el rodaje en Marruecos de la película.- TURANGA FILMS

La película comienza con una cita de 'La Odisea' de Homero. Tanto tiempo... ¿Cómo hemos resistido con buen humor a tanta infamia?

Porque somos muy pacíficas y muy buenas, creo. Por cierto, cuando llevamos este proyecto a las televisiones, me dijeron: "¿Otro proyecto de mujeres?" Y pensé, pero ¿qué respeto nos tienen? Supongo que piensan que ya hemos conseguido lo que nos pertenece, y no. La película, desde Homero, pasa por la Revolución Francesa, cuando se escribió la Declaración de los Derechos del Hombre. Hasta ahí creo que no se era demasiado consciente, pero ahí empiezan las sospechas. Es importante el recorrido porque no estamos en el inicio, pero la lucha obrera en muchísimo menos tiempo consiguió muchas más cosas.

María Teresa Fernández de la Vega dice en la película que ya no solo es una cuestión de justicia, sino práctica, porque "se demuestra que en los espacios donde están las mujeres las cosas mejoran". ¿El patriarcado ha negado al mundo la posibilidad de otro progreso mejor?

Absolutamente, el patriarcado ha negado al mundo la posibilidad de otro progreso mejor. El trabajo del siglo XXI es el de incluir a todo el mundo, tenemos que conquistar la posibilidad de tener voz y aportar nuestro conocimiento sobre el mundo. El feminismo solo es válido si incluye a las minorías. La ley que dicta la línea de comportamiento de un planeta entero está escrita por hombres blancos de unos cincuenta años y la mayoría anglosajones. Hay mucha sabiduría perdida. Y la historia de las pocas mujeres que han tenido un poco de poder es muy dolorosa, está plagada de suicidios y sufrimiento. En los 60, entre las feministas de EE.UU. hubo muchos suicidios, eran mujeres desesperadas porque no conseguían su lugar en la sociedad, la sociedad las había inhabilitado su trabajo y su pensamiento.

En el cine, que es su territorio, ¿estamos muy lejos de alcanzar el 50-50?

Gracias a que decidimos unirnos y crear una asociación –la Asociación de Mujeres Cineastas y de Medios Audiovisuales (CIMA)– hemos visibilizado el problema. En el mundo las mujeres no llegamos a dirigir el 10% de la ficción. En España, a pesar de las pocas producciones dirigidas por mujeres, ganamos un montón de premios en los festivales y de reconocimiento. Eso quiere decir que hacemos el trabajo igual que nuestros compañeros, pero la resistencia todavía es muy fuerte. Y te juzgan por la edad. Yo tengo 57 años, estoy en el mejor momento creativo y personal, pero lo que recibo es que "estás oxidada". Y si eres joven, te dan la mitad del presupuesto porque tienes que demostrar que puedes hacerlo. Tenemos la mitad de presupuesto para el mismo trabajo y, por tanto, la mitad de visibilidad.

Entrevista a la exministra Nouzha Skalli de Marruecos.