Público
Público

Memoria Histórica La 'casa de Capa' se convertirá en un centro cultural que difundirá el legado del fotoperiodista y la historia de la Guerra Civil

La construcción del centro está condicionada a la resolución de un expediente de expropiación que afecta a unas doce familias que viven en el inmueble en condiciones muy precarias.

Publicidad
Media: 4.50
Votos: 4

Robert Capa Los niños juegan ajenos al horror de la guerra ante la fachada destrozada por la metralla del número 10 de la calle Peironcely, November-December 1936 ©International Center of Photography/Magnum Photos

Centro Robert Capa para la interpretación de los bombardeos aéreos de Madrid. Así se llamará el espacio cultural que en un futuro próximo albergará el inmueble de Peironcely, 10, en el barrio madrileño de Entrevías, que el reportero gráfico húngaro inmortalizó durante la Guerra Civil española.

El complejo, de unos 500 metros cuadrados de superficie, contará con una sala de exposiciones, un salón multiusos destinado principalmente a proyecciones y conferencias, y una recreación de una de las viviendas originales, para que los visitantes tengan detalle de cómo vivían los moradores durante la contienda bélica.

El Centro Robert Capa contará con 500 metros cuadrados dedicados a talleres de fotografía y salas de exposiciones y conferencias

Este diseño figura en el proyecto para la construcción del centro cultural, que fue entregado al Ayuntamiento a finales del pasado mes de julio por la Plataforma #Salvemos Peironcely, 10, después de que la corporación municipal aprobara la modificación puntual del Plan General de Ordenación Urbana para declarar el edificio bien protegido.

Los técnicos municipales tendrán que revisar ahora el proyecto, que estará sujeto a posibles modificaciones y que deberá contar con el visto bueno del Ayuntamiento antes de proceder a su construcción.

Félix González Argüelles, director de la Fundación Anastasio de Gracia, que forma parte de la Plataforma #Salvemos Peironcely, 10, ha explicado a este diario que el futuro centro cultural dedicado a Robert Capa debe convertirse en un referente del mundo de la fotografía que ayude a difundir por todo el mundo los valores artísticos del legado del fotoperiodista húngaro.

Peironcely, 10, en la actualidad - Ayuntamiento de Madrid

Papel protagonista

“Nosotros pretendemos”, asegura González Argüelles, “que allí haya talleres de fotografía y que se pueda conocer el legado de fotógrafos antiguos y el trabajo que están realizando los nuevos. En ningún modo se puede perder la vinculación existente entre el inmueble y la figura de Robert Capa. La fotografía debe tener un papel protagonista en este centro”.

Otra de las propuestas contenidas en el proyecto es que se rehabilite la fachada del edificio, con la ayuda de restauradores, escuelas de arte y especialistas en la materia, para que tenga la apariencia que en su día reflejó la imagen de Capa, que dio la vuelta al mundo y se convirtió en uno de los iconos de la Guerra Civil española.

“Lo importante”, subraya González Argüelles, “es preservar el edificio para que el barrio tenga un espacio cultural que pueda organizar talleres o certámenes de fotografía, así como exposiciones y conferencias sobre todo lo que tenga que ver con la cultura y la memoria histórica”.

El inmueble de Peironcely, 10 fue construido en 1927, en ladrillo visto y con cubierta a dos aguas en teja plana. Cuenta con una sola planta de altura y tipología de viviendas de corredor en torno a dos patios muy estrechos, a los que se abren las viviendas que tienen una superficie de entre 17 y 28 metros cuadrados.
Sufrió importantes daños durante la guerra, por lo que sus cubiertas fueron reconstruidas y se han realizado numerosas intervenciones a lo largo de los años que, entre otros extremos, han eliminado las señales de metralla en las fachada.

El grado de catalogación que se le asigna supone que se conservará la volumetría de la edificación y sus elementos arquitectónicos más destacados y que podrán desarrollarse obras en su interior en las zonas de menor relevancia constructiva.
Mejor accesibilidad y más seguridad.

La implantación del nuevo uso como equipamiento cultural supondrá realizar obras relacionadas con su adaptación de su interior a las necesidades futuras, con mejores condiciones de accesibilidad, seguridad y eficiencia energética, según ha informado el Ayuntamiento.

Con todo, el centro cultural dedicado a la memoria de Capa y la Guerra Civil no podrá ser una realidad hasta que no se resuelva el expediente de expropiación del edificio, cuyo coste será de unos 500.000 euros.

En la actualidad, la casa está ocupada por una docena de familias que viven en unas condiciones muy precarias. “Ahora lo que tiene que producirse es el acuerdo entre el Ayuntamiento y la propiedad para hacer efectiva esa expropiación, a través del pago de una cantidad o una permuta”, ha indicado González Argüelles, quien ha insistido en que la plataforma siempre ha defendido que la construcción del centro cultural tenía que ir ligada a que esas personas no se quedaran en la calle y vivieran en unas condiciones dignas.