Público
Público

El Ministerio del Tiempo 'El Ministerio del Tiempo' reabre sus puertas en otra sede y con más ciencia ficción que nunca

La cuarta temporada de la serie creada por los hermanos Olivares recupera a Rodolfo Sancho y Aura Garrido, miembros de la patrulla original, en sus nuevas misiones para salvarguardar la historia

Imagen promocional El Ministerio del Tiempo I. / ARCHIVO
Imagen promocional El Ministerio del Tiempo I. / ARCHIVO

El Ministerio del Tiempo es mucho más que una serie: es una forma de entretener, enseñar y hacer de la ficción televisiva un producto de alta calidad arriesgando y acertando. Por eso, el regreso a la pequeña pantalla de esta producción creada por Pablo y Javier Olivares es uno de los acontecimientos seriéfilos de este confinamiento que empieza a aligerarse. Los ministéricos, que han mantenido viva la serie incluso cuando no se emitía, tienen una cita esta noche a partir de las 22:40 horas en La 1 de TVE. A quienes se les resista el prime time, siempre pueden recurrir al servicio de a la carta de RTVE o a HBO, donde se subirá cada capítulo al día siguiente a su emisión en abierto.

El que se estrena esta noche -que los medios y algunos seguidores ya pudieron disfrutar la semana pasada- se titula Perdido en el tiempo y llega solo unos días después de que se lanzase una precuela de unos pocos minutos para enlazar la tercera temporada con la cuarta. Antes de que no haya tiempo funciona como puente de aquel final visto hace dos años y medio y que durante tantos meses pareció un desenlace que podría convertirse en definitivo. Ese en el que Alonso (Nacho Fresneda) decía adiós al Ministerio siguiendo la estela del malogrado Julián (Rodolfo Sancho) y Amelia (Aura Garrido), quien unos capítulos antes había renunciado a su puesto para ocuparse de su familia. Y así, con la patrulla original desmantelada, se cerraba una etapa.

La que se abre hoy es otra "más gamberra" y con mucha más "ciencia ficción". Así lo prometió Marc Vigil, director, guionista y productor ejecutivo de El Ministerio del Tiempo, en una rueda de prensa online para hablar con los periodistas de lo que depara esta nueva tanda de ocho episodios. "Necesitábamos algo que añadir, nuevos elementos que permitan que la serie siga creciendo", explicaba Vigil. De ahí que decidieran darle una vuelta al tono y las tramas. La ficción televisiva evoluciona rápido y un producto como este que marcó un antes y un después en la televisión pública no podía quedarse atrás. En ese aumento de la ciencia ficción tendrá mucho que ver la aparición de Anacronópete, una máquina del tiempo de la literatura que aparece descrita en una novela del siglo XIX en España.

Como avanzan el tráiler y la sinopsis oficial [más allá de eso no se puede contar nada hasta después de la emisión], en el primer episodio de la cuarta temporada entra en juego un nuevo personaje, Eulogio Romero, un actor que se está haciendo hueco en la España franquista de 1943 y que se parece mucho a Julián. ¿Será él? ¿Es posible que el enfermero reconvertido en patrullero del tiempo no falleciese en aquella trinchera? Para averiguarlo y evitar cualquier desajuste temporal, Salvador organiza una misión en la que enrola a Pacino (Hugo Silva) e Irene (Cayetana Guillén Cuervo). Una vez cruzada la puerta, descubrirán que todo es más complejo de lo que parecía en un primer momento viéndose obligados a cambiar el objetivo de su visita al pasado.

Aunque no se pueda comentar nada más sobre la trama, sí se puede decir que este capítulo de El Ministerio del Tiempo es altamente satisfactorio. Recuperar a Rodolfo Sancho y dedicar a su regreso un episodio resulta una forma de comenzar muy en alto que se mantendrá previsiblemente gracias a la decisión de incluir a lo largo esta temporada más personajes y nuevas dinámicas dentro del grupo. Perdido en el tiempo es El Ministerio en estado puro, en su mejor forma, y una puerta de entrada para lo que vendrá después. Según Sancho, quien define a Eulogio como "dos personajes en uno, un tipo partido en dos", la "mejor temporada" de las cuatro.

Imagen promocional El Ministerio del Tiempo II. / ARCHIVO

Sobre este esperado regreso, Javier Olivares ha reconocido que tener de nuevo con ellos al que fuera miembro de la primera patrulla allá por 2015 no ha sido algo forzado y tiene su propia lógica. Además, añade que "desde que no pude contar con él empecé a pensar en cómo recuperarle". El resultado de cómo decidió hacerlo el espectador lo descubrirá en esta introducción a una temporada que "probablemente es la que mejor engarza los casos históricos que se tratan y los personajes". Avanza también Olivares que en esta "los protagonistas van a estar muy expuestos emocionalmente hablando" y habrá un tono más "crepuscular".

En cuanto al salto temporal que se avanza en el corto precuela, los responsables de la serie han aclarado que responde a su intención de trasladar el intervalo de tiempo entre la emisión del último episodio y su regreso también al guion. De ahí que la acción arranque con todos ellos en una posición en la que no estaban cuando el espectador les dijo ‘hasta la vista’ y, también, en una nueva sede. Sobre ese cambio físico del centro de la ciudad a un antiguo edificio de Radio Nacional en Arganda del Rey (Madrid) aseguran que se darán las explicaciones oportunas dentro de la propia trama.

El Ministerio del Tiempo ha vuelto, pero los vaivenes que ha dado desde su estreno hacen inevitable la pregunta sobre qué pasará después, si habrá una quinta temporada. A esto Olivares responde que "hay que hacer la temporada como si fuera la última, pero dejar hilos que, en el futuro y si se te permite, puedan continuar desarrollándose". No es para menos teniendo en cuenta los antecedentes y el trabajo que ha costado sacar adelante esta tras una tercera que contó con el apoyo de Netflix. De aquella hace dos años y medio. Ahora, tras El Ministerio del Tiempo están RTVE, Globomedia (THE MEDIAPRO STUDIO) y Onza.

Quiénes y en qué épocas

Más allá de la vuelta de Rodolfo Sancho y de Aura Garrido (quien tendrá una presencia reducida) y del fichaje de Manuela Vellés, estarán todos los de siempre. Decía el actor que da vida a Julián en la mencionada rueda de prensa que nadie es imprescindible en El Ministerio del Tiempo. No le falta razón, pero tampoco deja de ser cierto el hecho de que sin Salvador (Jaime Blanch), Angustias (Francesca Piñón), Velázquez (Julián Villagrán) o Ernesto (Juan Gea), por ejemplo, no sería lo mismo. Sería como volver a un lugar donde se pasaron buenos ratos, pero sin la gente que lo hizo tan especial. Por muy placentero que sea el regreso, la nostalgia será inevitable.

Sobre los nuevos, episódicos e históricos personajes que podrán verse se han adelantado los nombres de Francisco Franco (Pep Miras), Isabel I (Rosa Blake), Felipe IV (Edu Soto), Almodóvar (Carlos Santos), el científico Emilio Herrera (Vicente Romero) y Picasso (Toni Zenet). Otros que estarán presentes serán la cantante Josephine Baker (Astrid Jones), la artista Dora Maar (Stephanie Magin) y la pensadora Clara Campoamor (María Morales). Una lista que da una idea de las puertas que deberá cruzar la patrulla y que les llevarán a la España franquista y de posguerra, a la corte inglesa del siglo XVI, al Siglo de Oro de Velázquez, a la movida madrileña…