Público
Público

Patrimonio La figura rotulada de la Catedral de Santiago pasará por una segunda limpieza

Los expertos están analizando los restos de color que han quedado en "unas vetas" de la escultura del siglo XI. Las autoridades continúan revisando las cámaras del entorno y han pedido la colaboración ciudadana para pillar a los autores.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Imagen de la estatua de la Catedral de Santiago, ya sin la pintada. EP

La figura de la fachada de Platerías de la catedral de Santiago de Compostela que apareció pintada el lunes pasará por una segunda fase de limpieza, han explicado fuentes del Cabildo, después de un primer intento tras el cual ha quedado alguna ligera tonalidad azul.

Los expertos en restauración están analizando los restos de color que han quedado en "unas vetas" de la escultura de mármol del siglo XII, según ha afirmado el deán del templo cristiano, Segundo Pérez.

El alto cargo religioso ha añadido que los profesionales utilizarán "un láser preciso y fino como un pincel" para culminar el trabajo "muy delicado" de limpieza y ha agregado que "no será más difícil que la restauración del Pórtico de la Gloria".

De este modo, la reparación de la escultura ultrajada, rotulada en un intento de emular a un miembro de la banda estadounidense Kiss, continuará una vez se seque la pintura, como ha explicado el presidente de la Fundación Catedral, Daniel Lorenzo, quien ha declarado que "se analizará si es factible la aplicación de otras técnicas para restaurar el mármol" ya que este "es antiguo y está en mal estado" y podría "absorber" el pigmento azul.

El grafiti azul con el que amaneció una de las esculturas el pasado lunes. EFE/Lavandeira jr

Se trata el acto vandálico de una pintada en rotulador azul alrededor de los ojos de la escultura del siglo XII, en la nariz y las mejillas, y de una inscripción con el mismo color en el pecho con la palabra "Kiss", alusiva a un célebre grupo musical que actuó precisamente en julio en el festival gallego Resurrection Fest.

Las autoridades continúan revisando las cámaras del entorno de ese enclave del casco histórico de la capital gallega y han pedido la colaboración ciudadana para tratar de identificar y hallar al culpable, con un mensaje que difunde la propia policía.

"Está difícil encontrar a quién lo hizo porque no hay una cámara que enfoque justo ese punto de la puerta", ha explicado Segundo Pérez.

La investigación prosigue "con datos que tienden a cero", ha aseverado a su vez Daniel Lorenzo, y ha señalado que esta es "una oportunidad de instalar nuevos medios técnicos y medidas de protección", si bien serán "otras administraciones competentes las que tengan que hacerlo", ha precisado.

El autor de tales hechos se enfrenta una infracción grave que conlleva una multa de entre 6.001 y 150.000 euros, según la Ley de Patrimonio de la Xunta de Galicia.