Público
Público

La SGAE apuesta por la incertidumbre

La entidad de gestión de derechos sigue instalada en la provisionalidad. La decisión de los socios de rechazar el nuevo texto estatutario complica la situación de Pilar Jurado al frente y convierte en irreversible su choque con el Ministerio de Cultura.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Fotografía facilitada por la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) de su presidenta, Pilar Jurado, durante la asamblea general de la entidad.- EFE

Tras la decisión de los socios de la SGAE de rechazar los nuevos estatutos, todo apunta a que la entidad seguirá instalada en el desconcierto y la provisionalidad. El ambiente crispado que se vivió este lunes después de que la asamblea general rechazara, por tercera vez, el nuevo texto estatutario, pronostica que la incertidumbre seguirá vigente a corto y medio plazo. En esta ocasión, pese a haber tenido un porcentaje del 62,78% de síes (15.502 votos) el nuevo texto no ha sido aprobado al no conseguir los dos tercios necesarios, el 66,6%. Un 36,07 % de socios ha votado que no (8.907) y un 1,14% de los socios se ha abstenido (282).

¿Qué decisión tomará el Ministerio de Cultura y la CISAC?

Junto al fuego interno, se añade también la presión que ejerce el Ministerio de Cultura y la Confederación Internacional de Sociedades de Autores y Compositores (CISAC), cuya espada de Damocles dependía de la aprobación o no de los nuevos estatutos. Desde el pasado 15 de julio de 2018 los estatutos de la SGAE no se ajustan a la Ley de Propiedad Intelectual (TRLPI), por lo que el 27 de septiembre de ese año, el Ministerio de Cultura apercibió a la entidad por sus "incumplimientos legales" y, al no corregirlos, pidió la intervención judicial temporal a través de la Abogacía del Estado el pasado febrero.

Por su parte, la CISAC, el 30 de mayo decidió excluir como miembro durante un año a la SGAE de España, a raíz de denuncias "que son motivo de gran preocupación en relación con las actividades de la entidad". Además exigirá la realización adicional de "importantes desarrollos técnicos y cambios reglamentarios necesarios para garantizar el cumplimiento de la SGAE de las reglas profesionales" para las sociedades que integran la organización. Por el momento no se dan las circunstancias para que la SGAE reingrese en la CISAC.

¿Es inminente la intervención?

La solicitud por parte del Ministerio de Cultura a la Sala de lo Contencioso Administrativo de la Audiencia Nacional de intervenir a la entidad de gestión cayó en saco roto el pasado martes. El tribunal decidió rechazar la petición del ministerio alegando que no le corresponde “decidir sobre la autorización solicitada”. Desde Cultura, a través de un comunicado, defienden que esta decisión del tribunal responde únicamente a cuestiones de carácter procesal –“los problemas que tenía la SGAE sin solventar los sigue teniendo”– y han recurrido el auto.

Según quiso dejar claro el ministro de Cultura y Deporte, José Guirao, “el auto rechaza autorizar la intervención del ministerio por una cuestión formal, no de fondo". En recientes declaraciones el ministro de Cultura José Guirao no descartó seguir por la vía judicial para resolver la situación "insostenible" de la SGAE, e incluso indicó que Cultura sopesa retirarle la autorización como entidad de gestión.

¿Qué escenario se abre dentro de la SGAE?

Este resultado, podría significar la puntilla que activara movimientos internos para reclamar unas nuevas elecciones. A finales de mayo, tras la expulsión de la SGAE de la CISAC, los escritores de teatro, televisión y cine lanzaban un manifiesto en el que solicitaban la dimisión de la presidenta, Pilar Jurado –a la que tildaban de “incapaz”–, además de reclamar la convocatoria de unas nuevas elecciones.

Por otra parte, este nuevo rechazo de los estatutos se suma al que recibió en junio de 2018 la propuesta de la Junta Directiva que presidía entonces José Miguel Sastrón, y al revés que recibió el pasado mes de diciembre el borrador del órgano de gobierno que entonces presidía el gaitero José Ángel Hevia. Si bien es cierto que Jurado mejora los resultados de este último –el número de apoyos ha sido mayor, el gaitero recibió un 58% de apoyos (13.074), el rechazo del 40,91% (9.920) y un 1,07 % de abstenciones (242)–, lo cierto es que la posición de la presidenta, Pilar Jurado, queda en entredicho.