Estás leyendo: Aplazada la cita de Japón

Público
Público

Aplazada la cita de Japón

La Federación de Motociclismo pospone la prueba al mes de octubre por las consecuencias del terremoto.

ALBERTO CABELLO

La Federación Internacional de Motociclismo (FIM) decidió ayer aplazar el Gran Premio de Japón, que debía celebrarse el 24 de abril, como consecuencia del devastador terremoto que sacudió el país la pasada semana. La fecha se ha retrasado hasta el 2 de octubre en previsión de que la situación mejore en los alrededores del circuito de Motegi. Según las primeras informaciones, parte del asfalto del trazado se ha visto dañado por el seísmo. Además, Mito, la localidad más cercana a la instalación, también ha sufrido daños importantes. Debido a todo esto, la FIM ha optado por retrasar la prueba. Por segundo año consecutivo, el Gran Premio nipón cambia de fecha. En 2010, el caos aéreo provocado por las cenizas del volcán islandés Eyjafjalla también obligó a desplazarlo a octubre.

Japón es un mercado estratégico para la Federación y para Dorna, la empresa organizadora del campeonato. Yamaha y Honda, multinacionales de raíz nipona, son esenciales para la supervivencia del campeonato. Ninguna de las dos marcas tendrá problemas para iniciar el domingo la temporada con todo el material previsto. Yamaha, por ejemplo, ya tenía hace un par de semanas empaquetados los motores que utilizará en las seis primeras citasdel calendario.

Algunas zonas del circuito de Motegi se han visto afectadas

A medio plazo, las consecuencias ya son más imprevisible, al menos en la cadena de producción de las factorías en suelo japonés. Yamaha decidirá en las próximas horas si mantiene abiertas o cierra temporalmente sus fábricas. La más cercana a la zona cero del terremoto, situada en la prefectura de Miyagi, no se ha visto dañada por la tremenda sacudida y el posterior tsunami. Lo que es seguro que es el trabajo se verá afectado por las restricciones de electricidad que se han impuesto en todo el país.

Mientras, Honda Motor decidió cerrar el pasado lunes sus factorías en Togichi, Sayama, Hamamatsu y Suzuka hasta el próximo domingo. El único centro que permaneció abierto 24 horas más fue, precisamente, el de la isla de Kyushu, dedicado en exclusiva a las motos. El departamento de investigación y desarrollo de la marca en Togichi también ha paralizado su actividad debido al fallecimiento de uno de sus empleados a consecuencia del terremoto. Esta ha sido la instalación más dañada y una treintena detrabajadores resultaron heridos de levedad.

Honda y Yamaha han paralizado sus centros de trabajo hasta el domingo

A primera vista, la proximidad de la tragedia al comienzo de la temporada parece que no afectará a las dos grandes marcas que ya tenían todo dispuesto para el arranque.