Público
Público

Dos cuartos puestos cierran el balance español en Londres

El equipo de gimnasia rítmica vuelve a la élite. Italia le quitó el bronce por 500 milésimas. Y José Antonio Hermida tampoco sube al podio por cuatro segundos en mountain bike. España se va de Londres con 17

PÚBLICO.ES / AGENCIAS

Descontando la final de baloncesto, a España tan solo le quedaban en los Juegos Olímpicos de Londres los cartuchos de la final de la gimnasia rítmica por equipo y la prueba de mountain bike para ampliar la cuenta de medallas. Pero ha podido ser. Dos cuartos puestos de las gimnasia y José Antonio Hermida dejaron la cuenta en las 17 preseas.

Para el conjunto entrenado por Anna Baranova y Sara Bayón es todo un éxito. Después de una larga travesía por el desierto, se quedó a las puertas del bronce. Sólo por detrás de las superpotencias Rusia, Bielorrusia e Italia, campeona del mundo cuya actuación fue hoy muy sobrevalorada por los jueces.

Las españolas obtuvieron 54,950 puntos, a 500 milésimas del podio. Las rusas se fueron hasta los 57,000, las bielorrusas recibieron un 55,500 y las italianas un 55,450. Rusia revalida así, con absoluta superioridad, un título que ha ganado ininterrumpidamente desde Sydney 2000.

Alejandra Quereda, Sandra Aguilar, Loreto Achaerandio, Lidia Redondo y Lourdes Mohedano, que actuaron en el ejercicio de cinco pelotas, y Elena López, que salió en lugar de Achaerandio en el de aros y cintas, devolvieron al conjunto español de rítmica a la elite de la gimnasia, cuya cima tocó con el oro olímpico en Atlanta'96. Desde entonces, la final de Atenas 2004 había sido su mejor resultado. En Sydney 2000 y Pekín 2008 ni siquiera superó la ronda previa. Pero hay conjunto para estar en el podio. España, quinta en la fase de clasificación con 54,550 puntos, subió en la final una plaza y sumó 54,950 tras mejorar la nota en los dos ejercicios.

Con el de cinco pelotas las chicas estuvieron sueltas, mucho más relajadas que en la primera jornada, y recibieron 27,400 puntos. Las jueces valoraron sobre todo la interpretación artística. Superiores aún, como es habitual, con los aros y las cintas (27,550), llegaron sin apuros a todos los lanzamientos y recogieron los aparatos en su momento, al compás de la malagueña que las ha acompañado en todas sus últimas competiciones. Los técnicos españoles intentaron incluso arañar unas milésimas con una reclamación sobre su última nota, pero fue rechazada.

En el circuito Hadleigh Farm de Essex, el ciclista José Antonio Hermida también rozó con los dedos la decimoctava medalla de España. Pero cuatro segundos le separaron del podio. El bronce se lo arrebató  el italiano Marco Aurelio Fontana, que padeció un calvario en buena parte de la última vuelta al recorrerla sin sillín, a pulso sobre los pedales, que a punto estuvo de costarle el tercer puesto.  

Carlos Coloma, por su parte, completó el brillante papel de los españoles con el sexto puesto, por detrás del campeón del mundo sub 23, el sudafricano Burry Stander. Sergio Mantecón, que se movió entre los veinte primeros, terminó vigésimo segundo.

El checo Jaroslav Kulhavy fue el que se colgó la medalla de oro olímpica, después de volver a imponerse, en un final trepidante, al suizo Nino Schurter, vigente campeón del mundo, al que le faltaron fuerzas en los metros finales para cuestionar la superioridad de su rival.

Kulhavy acaba con la hegemonía del francés Julien Absalon, campeón olímpico en Atenas y Pekín, favorito en Londres, que se bajó de la bicicleta tras haber recorrido solo diez kilómetros, una vez alcanzada la segunda vuelta.